Gamonal, primer barrio en engancharse a una red de biomasa

C.M.
-

El Ayuntamiento impulsa un nuevo modelo energético junto a DHECOEnergías con una inversión privada de 50 millones. La central se construirá en el polígono Burgos Este

Recreación de la central que se ubicará en la calle La Bureba, en el polígono Burgos Este. - Foto: DB

La ciudad  empieza a dar los primeros pasos para impulsar un cambio de modelo energético que vaya sustituyendo los combustibles fósiles por energías renovables. Después de meses de trabajo, el Ayuntamiento ha llegado a un acuerdo con la empresa DH ECO Energías para impulsar la instalación de una red de calor urbana que llevaría la calefacción y el agua caliente a 600 edificios (25.000 viviendas) y 200 inmuebles de uso terciario públicos y privados. Una vez ejecutado el proyecto, se reducirían las emisiones de CO2 en 89.786 toneladas al año. Gamonal y Capiscol serían los primeros barrios beneficiados a finales de 2021.
La iniciativa denominada Burgos Ecoenergías contempla una inversión de 50 millones de euros en seis años y prevé la creación de 150 empleos. Está previsto construir una central de producción de energía en la calle La Bureba, en el polígono Burgos Este. El diseño del edificio, que aspira a ser un icono del modelo de transformación energética, ha sido elaborado por FRPO Rodríguez &Oriol Arquitectos; Escribano Arrieta y Saiz AU Arquitectos y el estudio de ingeniería civil EIC. 
Posteriormente, habrá que realizar las canalizaciones a las viviendas. Se trata de beneficiar a aquellas edificaciones construidas en los años 60, 70 y 80 que tienen calderas centralizadas, un 50% de gasoleo. De ahí que el primer barrio en engancharse a esta red de calor por biomasa, que procederá de los residuos de la limpieza de montes de la provincia, sea el de Gamonal, donde hay una mayor densidad de viviendas seguido de Capiscol y Villímar. Posteriormente, se extenderá a Reyes Católicos, Avenida del Cid, zona sur,  Barriada de los Ríos para continuar por la Castellana hasta la barriada San Juan Bautista. 
De este modo se sustituían los  equipos de agua caliente y calefacción por una conexión a la red de calor con biomasa, lo que supondría importantes ventajas. «Ahora hay dos fuentes de energía en las casas, la eléctrica y la de combustibles fósiles (gasoil o gas) y este modelo puede acabar con una forma de energía eléctrica que transformaremos en calor y que se distribuye por la red a todos los edificios de la ciudad», aseguró el presidente de DH ECO Energía, Teo López. 
La empresa abrirá una sede en la ciudad y mantendrá reuniones con las comunidades de vecinos para mostrarles el proyecto a partir de septiembre. También planificará las obras con el Ayuntamiento que habrá que hacer en la vía pública y obtener la licencia para iniciar las obras en los primeros meses de 2021 y concluidas a finales. 
El alcalde, Daniel de la Rosa, aseguró que se trata de una apuesta por hacer de Burgos una ciudad sostenible y saludable. «Este objetivo va a dar un paso de gigante a través de este proyecto, que encaja dentro de la Agenda 2030 que la ciudad sigue desarrollando».
La empresa ha analizado 25.000 viviendas que tienen calderas centralizadas, lo que supone el 25% de casas de la ciudad, de modo que un tercio de las edificaciones podrían beneficiarse del proyecto, según el concejal Daniel Garabito.