El azote de las Calzadas

I.E.
-

Un ladrón, «muy sigiloso» a decir de sus víctimas, ha colmado la paciencia de los comerciantes de esta zona del centro de Burgos. Algunos le han perseguido para facilitar su arresto. Está obsesionado con las cajas registradoras

Los comerciantes de la zona de las Calzadas, en el centro de Burgos, están hartos de las frecuentes ‘visitas’ que les hace un ladronzuelo «muy sigiloso» y obsesionado con las cajas registradoras. Antes de entrar en los establecimientos los somete a una exhaustiva vigilancia desde el exterior y, cuando el dueño o los empleados se alejan del mostrador, franquea la puerta «sin hacer ningún ruido», comprueba que no hay moros en la costa, y echa la mano al dinero. «Se ha llegado a llevar 500 euros de recaudación, te fastidia el día entero», comenta a este periódico una de sus víctimas.
La Policía Nacional tiene conocimiento de sus fechorías, de hecho es un delincuente habitual y lo ha arrestado en al menos una ocasión en las últimas semanas. Sin embargo, tras su paso por el juzgado ha quedado en libertad y, lejos de amilanarse, ha vuelto a las andadas. Los comerciantes ya no saben ni que hacer, pues a muchos les ha robado una, dos y hasta tres veces. «La verdad es que tenemos miedo y ya incluso mantenemos la puerta cerrada y no la abrimos hasta que no aparece algún cliente», comenta una de las empresarias de este espacio.

No es de extrañar, porque este ratero es cauto y silencioso, «a la mínima se ha colado en la tienda, te ha robado y se ha ido». En uno de sus últimos golpes «esperó y esperó hasta que la empleada se fue al baño, momento en el que aprovechó para entrar, acercarse a la caja registradora y llevarse todo lo que había», agregan las mismas fuentes. En otros casos no aguarda a que trabajadores o propietarios salgan de escena, «simplemente espera a que estén de espaldas para acceder, sin hacer ningún ruido, y llevarse el dinero». Además, los comerciantes no lo recuperan, «porque el seguro no se hace cargo». Ha robado en la Botica de Laura, en las Termas, en Arreglos Maite, La Duquesa e incluso El Corte Inglés. Las mismas fuentes advierten de que en alguna ocasión ha ampliado su radio de acción y ha golpeado también los locales de la calle San Juan y La Puebla.
La dueña de uno de los establecimientos de Calzadas relata que uno de los días que entró en su tienda salió corriendo detrás de él hasta el puente de Gran Teatro mientras hablaba con la Policía Nacional para dar su posición, tras lo cual pudo ser detenido.

El azote de las Calzadas
El azote de las Calzadas - Foto:
Para sacarle de circulación el juez habría de enviarle a prisión provisional, porque si no hasta que no se celebren los juicios va a ser imposible, ya que se trata de «hurtos al descuido, no de robos con fuerza ni violencia».