Aranda, más cerca de la línea caliente en comida a domicilio

Adrián del Campo
-
Una de las usuarias del servicio de comida a domicilio mira los platos que reparte actualmente la línea fría. - Foto: A. del Campo

El servicio ha salido a licitación y el Ayuntamiento confía en recibir ofertas que cumplan la exigencia de entregar los platos recién cocinados. Además, asegura mismas plazas e inversión

El Ayuntamiento de Aranda intenta recuperar la línea caliente (entregar menús recién cocinados, o por lo menos recién calentados) en su servicio de comida a domicilio. Para ello, y tras meses de espera y trabajos en los pliegos, el Consistorio ha sacado a licitación la concesión del servicio municipal. La principal diferencia con el anterior contrato, el que fue retirado, es que se exige que los platos se entreguen «en contenedores isotérmicos (línea caliente), con varios compartimentos, uno por plato, y se recogerán al día siguiente», como apuntan literalmente los pliegos.

Todo comenzó en julio, cuando la persona que tenía adjudicado el servicio dejó de prestarlo. Entonces, hasta la futura concesión, la comida a domicilio pasó a ser gestionada por una empresa que lejos de entregar los platos recién cocinados (como hacía la anterior adjudicataria), los enviaba en tuppers refrigerados, al estilo de precocinados de supermercado. Esto levantó muchas críticas y más de cien personas firmaron una petición en change.org reclamando que se volviera a la línea caliente, a una «comida de calidad». La presión ciudadana hizo al Ayuntamiento retirar el contrato que se había sacado a licitación y que dejaba la puerta abierta a la línea fría, más fácil de gestionar para las empresas.

El nuevo contrato puesto a exposición pública esta misma semana podría entrañar problemas por los mayores esfuerzos que supone la línea caliente, pero en el Ayuntamiento despejan las dudas. La alcaldesa, Raquel González, confía en que haya ofertas antes del cierre del plazo de presentación, fijado para el 26 de abril. «Estamos a expensas de que a alguna empresa le cuadre, pero esperamos que sí, se ha hecho un pliego razonable», añade el concejal de Acción Social, Máximo López.

En la memoria justificativa del nuevo contrato público se hace hincapié en la imposibilidad que tiene el Ayuntamiento para prestar directamente el servicio. También especifica que la prestación a domicilio será diaria, a excepción de domingos y festivos. El concejal del área indica que se añaden los sábados frente a la concesión anterior. Otra de las diferencias que incluye la nueva adjudicación es la dificultad para cubrir toda la demanda existente de usuarios. Con la línea fría, Máximo López aseguraba en su momento que se acabaría con la lista de espera. Ahora, el concejal señala el mismo objetivo, pero sin embargo en el contrato se recoge un máximo de 70 plazas para la comida a domicilio. La alcaldesa asegura que se mantendrá el número de beneficiarios actuales, de unos 110 entre comedores y reparto, y también la inversión, que será de 237.616 euros al año, con posibilidad de prórroga durante otro ejercicio más.