El Museo del Petróleo de la Lora será inaugurado este otoño

J.A.G. / Sargentes
-

Una fundación, que se constituirá en breve y que cuenta con el apoyo de la compañía Repsol, diseñará y llevará a cabo el proyecto para dar contenido al conjunto expositivo en los dos próximos meses

Baudilio Fernández-Mardomingo y Leoncio Ruiz, en primer término, durante la visita a la exposición. - Foto: Luis López Araico

El Museo del Petróleo de Sargentes de Lora abrirá sus puertas en otoño, una vez concluyan en septiembre o octubre las obras para dar contenido a este singular edificio, único en España, que será memoria viva de un hito histórico, la aparición hace cincuenta años del oro negro en el páramo burgalés de la Lora, según confirmaron el alcalde, Leoncio Ruiz, y responsables de Repsol, que participan también en la iniciativa.
El ambicioso proyecto será gestionado por una fundación que echará a andar en breve con el apoyo de las administraciones y de Repsol, que aportará los 100.000 euros que costará ‘vestir’ completamente el espacio museístico. De momento, acoge material expositivo, audiovisuales y algunos elementos singulares, como el tricono original con el que se barrenó el pozo Ayoluengo 1 y que vomitó los primeros 6.000 litros de petróleo un 6 de junio de 1964. El museo se dividirá en diferentes apartados dedicados a la geología, a la industria de este hidrocarburo y al futuro del mismo. Contará con tres plantas, donde tendrán cabida también fotografías aportadas por vecinos y profesionales, entre ellos Fede Vélez.

Fiesta

Una visita a este museo aún inconcluso puso ayer el broche de oro a las celebraciones del cincuenta aniversario de la aparición del petróleo, que han tenido como hechos más reseñables la publicación de un libro recopilatorio de de las noticias y hechos del hallazgo del petróleo, la puesta en marcha de una web y una exposición en el monasterio de San Juan. Buena parte de los fondos que se mostraron en Burgos cuelgan desde ayer en el Museo del Petróleo.
Más de cuatrocientas personas, vecinos de la comarca, trabajadores y directivos de compañías petrolíferas, se dieron cita ayer en los actos festivos, que contaron también con la presencia de numerosas autoridades, entre ellas el delegado de la Junta, Baudilio Fernández-Mardomingo, y el vicepresidente primero de la Diputación, José Ignacio Marín.
Leoncio Ruiz agradeció el apoyo de la Junta, Diputación, Universidad de Burgos, entidades de ahorro y de Repsol en la construcción de este museo y en las iniciativas que ha completado la celebración del cincuenta aniversario. «El futuro de los campos es incierto, pero nosotros vamos a seguir trabajando para buscar nuevas oportunidades de desarrollo de la comarca y una de ellas es el museo, que atraerá sin duda a muchos visitantes», comentó.
En este sentido se manifestó favorable al fracking y consideró que por ahí puede llegar algunas pautas de creación de riqueza y empleo para la comarca. «Hay mucho desconocimiento sobre estas técnicas en las que aquí ya fuimos pioneros», añadió
Álvaro Racero, director de Tencologías de Exploración, y Jaime Inclán, director de la Fundación Repsol, intervinieron en el acto oficial para destacar el compromiso de la compañía con el museo, en el que ven no solo un carácter divulgativo sino también pedagógico. «Se va a conocer más de cerca el mundo de los hidrocarburos y eso es importante para crear cultura de la energía», manifestaron.

Testigo

Adolfo Arroyo, un ingeniero de pozo y  extrabajador del campo burgalés, recordó el júbilo que inundó el campo aquel 6 de junio de 1964. «Al regresar de comer nos dieron las noticia y saltamos de alegría. Al final no se cumplieron las expectativas, pero fueron días y meses de esperanza e ilusión», comentó. Para aquellos técnicos y trabajadores el campo petrolífero fue no solo un trabajo, fue «una escuela en la que aprendimos nuevas técnicas, pero también a improvisar», recordó. Como portavoz de la empresa, también le tocó ‘lidiar’ con al prensa. «Todos los días tenía que facilitar el parte de extracción», comentó
Henri Villepin, director de la compañía francesa Sonpetrol y conocedor de los campos, recordó algunas vivencias y experiencias en este campo y tuvo un recuerdo de homenaje a los fallecidos en todos los años de explotación.
Cerró el acto Baudilio Fernández-Mardomingo, quien reafirmó el compromiso de la Junta en cuantas iniciativas sirvan para divulgar el legado de estas tierras y en crear posibilidades de desarrollo socioeconómico, como en este caso creará el Museo del Petróleo.