40 alumnos son sancionados al día por mal comportamiento

SPC
-

La consejera destaca la «buena salud» de la convivencia escolar, a pesar de que los incidentes por agresiones físicas o verbales entre alumnos y profesores crecieron un 21,1 por ciento

La consejera de Educación, Rocío Lucas, habla con miembros de la sección de convivencia del Observatorio educativo. - Foto: Miriam Chacón (Ical)

La Consejería de Educación sancionó el pasado curso a 7.309 alumnos con la suspensión del derecho de asistencia a clase y a 135 de ellos incluso les cambió de centro, según explicó la consejera Rocío Lucas. La tasa de alumnado implicado en incidencias por su conducta se redujo «levemente», con 9.085 estudiantes frente a los 9.382 del curso anterior. También hay una ligera bajada de los reincidentes, que pasan de 3.368 a 3.148. Es decir, que el 0,90 por ciento del alumnado reincide en su mal comportamiento. Además, hay otros 1.521 estudiantes multireincidentes, que se mantienen estables. Del más de millar de centros de Castilla y León, 717 -siete de cada diez- comunicó alguna incidencia, con Valladolid (147), León (126), Burgos (107) y Salamanca (100) a la cabeza.
A la vista de estos datos, la consejera de Educación, Rocío Lucas, aseguró ayer en Valladolid que la convivencia escolar goza de «buena salud» porque la conflictividad es baja y las incidencias de carácter grave son «puntuales» y están «muy localizadas».  No en vano, recordó que hay que «contextualizar» los datos sobre 350.000 alumnos y 1.078 centros que forman parte del sistema educativo.
El informe ‘La convivencia escolar’ confirma que hay una prevalencia de los chicos respecto a las alumnas en las incidencias, ya que siete de cada diez son varones. Un patrón que se mantiene en los episodios confirmados de acoso escolar mientras que el sexo femenino lidera los casos de ciberacoso. Además, el 42 por ciento de las situaciones de acoso en los centros está protagonizado por alumnos de primero y segundo de la ESO. Es decir, entre estos dos cursos se localizan cerca de cuatro de cada diez posibles casos de acoso, la mitad de los casos confirmados y casi siete de cada diez de ciberacoso.
Respecto a las incidencias específicas relacionadas con los aspectos físicos o madurativos, origen o cultura y sexo o identidad sexual, continúa el descenso desde el inicio de su medición. Con respecto al curso pasado, bajó un 2,3 por ciento y la mayoría de los 54 casos de acoso confirmado se produjeron en centros públicos (43) frente a los once registrados en concertados. Lucas justificó el descenso de los episodios de acoso por existir más vigilancia ante los posibles casos y por la mayor precisión a la hora de confirmarlos, según informa la agencia Ical.
Por otro lado, Educación abrió 771 expedientes académicos -frente a los 686 del curso anterior- para casos complejos, que pudieron acabar en sanciones o con el archivo de actuaciones.
Agresiones.

Otro aspecto clave del informe es el de agresiones hacia el profesorado. El número de incidencias en las relaciones entre docentes y alumnos creció un 21,1 por ciento, aunque la Consejería precisa que en el curso anterior (2017-2018) lo hizo un 49,9 por ciento. La mayor parte de estos episodios está relacionado con falta de respeto, insultos y amenazas, mientras que las agresiones físicas son un «porcentaje mínimo», según la Junta.
Rocío Lucas considera «fundamental» amparar a los docentes. «Queremos seguir avanzando para reforzar su posición, reducir las incidencias y, en los casos más graves, afortunadamente pocos, ofrecerles todo nuestro apoyo».
Tras la reunión de la sección de convivencia escolar del Observatorio de Castilla y León, la consejera destacó el «alto grado de satisfacción» de los centros docentes.