El incendio de dos casas en Irús hizo temer por un barrio

A.C.
-

El aviso al 112 se produjo ayer a las siete y cuarto de la mañana y se movilizó a equipos de bomberos del Valle de Mena, Espinosa, Balmaseda, Miranda de Ebro y Medina.

El incendio de dos casas en Irús hizo temer por un barrio


Un transportista que circulaba por la carretera CL-629 dio la voz de alarma a Emergencias 112 de Castilla y León a las  siete y cuarto de la mañana. Ninguno de los vecinos que duermen en las cinco casas habitadas de Irús entre semana se dio cuenta de nada. Ni siquiera los dos que habían pasado camino del trabajo por delante del número 7 del barrio de la Herrería se percataron del fuego que se estaba avivando en su interior y que no fue visible hasta que las llamas se levantaron por encima del tejado. Para entonces poco se podía hacer ya por salvar la antiquísima vivienda del número 7, pero era muy necesario trabajar para evitar que el fuego avanzara más hacia el número 8  y fuera devorando todo el barrio, un temor compartido por numerosos propietarios que viajaron a Irús desde Vizcaya para comprobar el avance del incendio. Ese fue el principal objetivo de los bomberos voluntarios de la Diputación en el Valle de Mena cuando llegaron ayer escasos minutos después de la llamada. Por fortuna nadie dormía en las dos viviendas que finalmente resultaron afectadas.
Para lograr ser lo más efectivos posible, los bomberos del Valle de Mena contactaron directamente con el Parque profesional de Bomberos de Balmaseda, que con su escala pudieron facilitar la tarea en los primeros momentos. También solicitaron refuerzos al 112, que les envió una dotación del parque de voluntarios de Espinosa de los Monteros. Una vez controlada la situación, los profesionales de Balmaseda dieron el relevo los del Parque de Miranda de Ebro, que también llevaron el camión con escala y otro autobomba, así como a los voluntarios de Medina de Pomar, que se desplazaron con un camión autobomba, para cooperar en las tareas de control del incendio junto a los del Valle de Mena.

El incendio de dos casas  en Irús hizo temer por un barrio
El incendio de dos casas en Irús hizo temer por un barrio - Foto:
El joven baracaldés Asier Ortega, propietario de la vivienda donde se originó el incendio admitió carecer de seguro que cubriera los daños, pero confiaba en poder afrontar la reparación del tejado de su vecino, que quedó destruido y dejaba a la intemperie todo el desván de la casa.
La Policía Judicial de la Guardia Civil de Medina de Pomar acudió al lugar de los hechos e inició las primeras investigaciones, aunque todo apuntaba a un problema en el sistema eléctrico como posible origen de las llamas. Casi simultáneamente se produjo un pequeño incendio junto a un transformador cercano, lo que hizo más fuerte la hipótesis de un cortocircuito o de un sobrecalentamiento de la red eléctrica. Ortega aseguró a DB que en la casa, que llevaba «años arreglando poco a poco», solo tenía un frigorífico enchufado a la red eléctrica. Mientras llegaba el final de las obras, este joven acudía habitualmente a la vivienda que sus padres tienen en Lezana de Mena.
Los vecinos afectados del número 8, procedentes de Portugalete (Vizcaya), disfrutan de los veranos y fines de semana en la casa que compraron hace 15 años. Ayer vivían con preocupación lo sucedido, aunque el propietario donde se originó el fuego les manifestó su voluntad de cooperar en todo lo necesario. El alcalde del Valle de Mena, Armando Robredo, también se acercó a interesarse por lo ocurrido y habló con los afectados, que observaron el avance de los trabajos de los bomberos durante toda la mañana.
La Policía Local del Valle de Mena también prestó apoyo en el suceso. Mientras, los vecinos de casas cercanas suspiraban y aseguraban:«si llega a haber viento se nos quema todo el barrio». Otros temieron incluso por «todo el pueblo».