El inductor del crimen de Llanes, vinculado a drogas en Losa

A.C.
-
El inductor del crimen de Llanes, vinculado a drogas en Losa - Foto: Europa Press

La Guardia Civil atribuye a Pedro L. Nieva el montaje del complejo sistema eléctrico de una vivienda del valle burgalés para cultivar marihuana. Este vecino de Amorebieta está detenido como sospechoso en el asesinato del concejal de IU Javier Ardines

Pedro Luis Nieva, el presunto inductor del crimen del concejal de Llanes, Javier Ardines, un empresario del sector de la electricidad detenido el martes en Amorebieta (Vizcaya) por el asesinato ocurrido el 16 de agosto, ya fue detenido en diciembre por la Guardia Civil de Burgos, como ayer adelantaba el medio digital La Voz de Asturias. A Nieva se le atribuía el montaje del sistema eléctrico del laboratorio de cultivo de marihuana que se localizó en abril en una vivienda entre Teza de Losa y Lastras de Teza.
La ‘Operación Strave’, articulada por la Unidad Central Operativa (UCO)de la Guardia Civil para investigar el asesinato del concejal de IU, se cruzó con la que desarrollaba la Guardia Civil burgalesa, la ‘Operación Mariateza’. La UCO estaba ya siguiendo al investigado, pero la decisión fue detener a Nieva, de 48 años, junto a otras dos personas, I.C.G., de 24 años, y M.S.Z., de 38, tomarle declaración y dejarlo en libertad con cargos por un presunto delito contra la salud pública por tráfico de drogas. Aún había que atar más cabos.
A Nieva, propietario de una empresa de suministros eléctricos que llegó a tener 40 empleados, pero que con la crisis se quedó prácticamente sin plantilla, la Guardia Civil le atribuye el montaje del complejo sistema de 92 lámparas, 58 transformadores de corriente y 32 ventiladores, que daban calor y luz a las 998 plantas de marihuana aprehendidas en la casa que estaba alquilada. En Lastras y Teza nadie oyó ni vio nada. Ningún vecino de los consultados por DB dijo percatarse del desmantelamiento del laboratorio indoor, ni de quiénes podían estar detrás de él. Todos decían desconocer cuál era la casa en que se encontraba cuando se hizo pública la noticia a primeros de enero. Nunca hubieran imaginado que la UCO seguía los pasos de uno de los hombres implicados en esta plantación por un crimen.
Durante meses se pensó que el móvil pudo estar en alguna de las decisiones políticas del concejal, pero todo apunta a que Nieva encargó a dos ciudadanos argelinos, presuntos autores materiales, y se apoyó en un cuarto detenido en Vizcaya, para cometer un crimen ante la sospecha de una presunta relación sentimental entre Ardines y su mujer. En el entorno de Nieva llamaba la atención su tren de vida, porque no parecía cuadrar con los ingresos de su actividad como electricista. Es propietario de un pareado en Amorebieta, donde vivía con su mujer y sus dos hijos, y un unifamiliar para las vacaciones en Belmonte de Pría, casi vecino a la casa de Ardines y muy cercano al lugar donde fue asesinado. Dos coches de alta gama, motos o viajes forman también parte de su patrimonio. Uno de los ciudadanos argelinos acusados también fue detenido hace semanas en Suiza por un asunto de tráfico de drogas, lo que refuerza la teoría de que Nieva podría moverse como pez en el agua en el mundo de la droga.