Bajan los electores por la despoblación

I.M.L.
-

La comarca pierde un 3,2% de electores por la despoblación. Se rompe así la tendencia de las dos convocatorias anteriores, cuando las cifras eran positivas. Esta disminución provoca que 6 localidades de la zona vean reducido su número de concejales

Bajan los electores por la despoblación

Un total de 38.750 electores están llamados a las urnas para el próximo 28 de abril, fecha en la que se celebrarán las elecciones generales para renovar el Gobierno Central. Esta cifra es inferior a las dos citas nacionales con las urnas celebradas en 2015 y 2011, en las que pudieron votar 40.037 y 39.224, rompiéndose así la tendencias de incremento del censo electoral de las décadas anteriores. En este caso, se ha pasado de un aumento del 1%, entre las dos citas electorales anteriores, a una reducción del 3,2%.

Un descenso poblacional que también se va a ver reflejado en la cita de carácter municipal y regional del 26 de mayo, ya que la reducción en los censos en los últimos años va a suponer la pérdida de concejales en seis localidades de la comarca ribereña, en concreto La Cueva de Roa, Fuentelisendo, Hontangas, Villalbilla de Gumiel, Quemada y La Vid y Barrios, que tendrán que elegir dos representantes municipales menos que en 2015, pasando los ayuntamientos de las dos últimas a estar compuestos por cinco concejales y el resto por tan solo tres ediles. Es una caída significativa de representantes públicos si se pone en el contexto provincial, donde supone más de una tercera parte de los 34 concejales menos que se tienen que elegir en los próximos comicios locales en todo Burgos.

De los llamados a la urnas para las próximas elecciones generales, el grueso de los votantes residen en su lugar de circunscripción, en concreto, 36.702, mientras que un total de 2.048 son ribereños residentes en el extranjero. Una proporción que nos indica que el 5,3% de los electores de la comarca están fuera de nuestras fronteras. Otra cifra que nos indica que en los últimos cuatro años ha aumentado el número de vecinos de la Ribera que se han tenido que ir fuera de España, ya que en cuatro años los electores ribereños residentes en el extranjero eran 1.870, un 4,6% del total, y ahora son ya 2.048, lo que asciende al 5,3% del censo.

 

POR MUNICIPIOS.

Como dicta la lógica, Aranda es la localidad que aglutina el mayor número de votantes. Sus 25.349 vecinos con derecho a voto -24.652 españoles residentes y 697 residentes ausentes- suponen el 65,4% del global de la comarca, un porcentaje que ha ido incrementándose en las sucesivas citas electorales, aunque en el último cuatrienio la cifra global solo ha variado en cuatro personas. La capital ribereña mantiene así la línea ascendente en el censo electoral, que pasaba de los 25.000 en los comicios de 2011 y que registra una tendencia al alza desde 1991, cuando fueron llamados a las urnas 21.976 electores arandinos.

La siguiente localidad en el censo es Roa, que se queda con 1.682 vecinos con derecho a voto, de los que solo 85 residen en el extranjero. Su electorado potencial acumula tres convocatorias descendiendo, pasando de 1.833 en 2011 a los 1.739 en 2015 y los 57 menos que recoge el censo para este año.

Siguiendo la tónica de comicios anteriores, la nota predominante en las localidades más pequeñas es la pérdida de población y, por lo tanto, de personas con derecho a voto. Ya en 2011, en la cita con las urnas para renovar los cargos municipales y regionales hubo varias localidades que vieron reducido el número de concejales asignados a sus ayuntamientos, pasando de siete a cinco, como fueron Fuentecén, Hoyales de Roa, Nava de Roa y Quemada.