Del flechazo al enamoramiento

I.L.H. / Burgos
-

David Palacín retrata en 'Presencias' la mirada, el corazón y el alma de medio centenar de personas de Aspanias. Fotografías y vídeo captan también el espíritu de una organización que cumple medio siglo

La exposición de David Palacín estará abierta hasta el 30 de noviembre en el Consulado del Mar. - Foto: Alberto Rodrigo

Sus miradas lo dicen todo. Sobre fondo negro (siendo objetivos, una tela marrón), clavan los ojos en el espectador para recordarle que están ahí, que existen y que sus rostros denotan las huellas de una vida que nunca ha sido ni será fácil. Sostienen con sus ojos y el alma que los envuelve la dignidad de quien se siente todo y parte, y devuelven con sus poses un halo de humanidad.

Los retratos que David Palacín ha creado para la exposición Presencias resumen en sus ojos medio centenar de biografías de hombres y mujeres de Aspanias, mientras capta, en la misma imagen, el espíritu de esta organización que ha cumplido cincuenta años. «Ha sido un trabajo enriquecedor y emotivo. Sencillo y sincero desde el punto de vista del retratado y del retratador», resume honesta y modestamente el fotógrafo, aunque dudemos de que lo que hace sea «sencillo».

El proyecto encargado por Aspanias para conmemorar su aniversario -y que ahora se expone en el Consulado del Mar- fue asumido por Palacín con entusiasmo. «Lo que hice fue pasear por las sedes de Aspanias y observar a la gente. Cuando sentía un flechazo (que al final han sido más de cincuenta), los elegía para retratar. Llevaba conmigo la tela marrón que empecé a utilizar en Gorée, charlábamos y trataba de buscar la humanidad en su rostro, como hago siempre. La conversación convirtió los flechazos en enamoramiento y eso hizo más fácil retratarlos», añade.

Para que en la exposición quedase reflejado el trabajo de Aspanias, Palacín ha añadido un vídeo en el que aparecen los usuarios y su entorno en el día a día. Con música de Jag Stone, la emotiva proyección recoge también las opiniones de Eudald Carbonell («Ha plasmado el carácter de la especie. Son retratos de la vida, la diversidad, el sistema social y el entorno. Son retratos individuales con un trasfondo de colectivo»), Cristino («Se pueden comparar con retratos de Velázquez. Dentro de la fotografía, Palacín es uno de los mejores de España. Su trabajo tiene calidad humana y convendría que esta exposición pudiera verse por todo el país») y Óscar Esquivias, que participa con un pequeño texto: «Esa fuerza imparable y misteriosa de la semilla que germina. El milagro de arraigar, crecer y fructificar. El sitio donde se anida, se oyen trinos y se canta. La sombra bajo la que se trabaja. El refugio».

Presencias puede visitarse en el hasta el 30 de noviembre (de martes a viernes de 19 a 21 h.; sábados de 12 a 14 h. y de 19 a 21 h.; domingos y festivos de 10,45 a 14,15 horas). La muestra ha sido financiada por la Fundación Caja de Burgos.