Clausuran una asociación cannábica y arrestan a 4 miembros

I.E.
-
Clausuran una asociación cannábica y arrestan a 4 miembros - Foto: Miguel Á?ngel Valdivielso

El Grupo de Estupefacientes de la Policía Nacional se llevó abundante material de la nave 193 de Pentasa. Los empresarios habían presentado varias quejas desde que abrió hace un año y medio

I.e. / burgos
Los empresarios de Pentasa, el complejo de pequeños negocios situado frente a la avenida Juan Ramón Jiménez, llevaban meses esperando que alguna Administración tomara cartas en el asunto. La apertura hace un año y medio de una asociación cannábica -botánica, según sus estatutos-, que se abastece de marihuana y la distribuye en teoría entre los propios miembros, les ha dado numerosos quebraderos de cabeza en los últimos tiempos. Ayer, la Policía Nacional acudió a la nave 193 del polígono, de donde se llevó numeroso material. La operación antidroga, que aún sigue abierta, se ha saldado por el momento con la detención de al menos cuatro personas, al parecer miembros de la junta directiva de este ‘club’.
La Comisaría desplegaba ayer por la mañana un dispositivo formado por efectivos del Grupo de Estupefacientes de la Brigada de Policía Judicial y de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR), de Seguridad Ciudadana. Acompañados por la secretaria judicial, accedieron al interior de la nave, que no está rotulada. Allí permanecieron hasta el mediodía, tras horas de registro y el decomiso de numerosos efectos que sacaron en cajas y trasladaron a los coches policiales. Frente al pabellón se montó un gran revuelo, pues muchos empresarios y trabajadores del complejo acudieron a ver qué pasaba, así como jóvenes que suelen frecuentar el local.
La constitución de dicha asociación y la apertura de la nave ha causado «numerosos problemas» a los empresarios. «En las tardes y noches de los viernes y los sábados, incluso las de los jueves, esto parece El Espolón, por la gran cantidad de personas que se acerca hasta la nave para hacer botellón; pues la mayoría llegaban con bolsas y bebida», explican desde la ejecutiva de Pentasa. No obstante, el local «estaba equipado con una barra de bar y se despechaba al menos cerveza», pues «prácticamente a diario venía el camión de reparto», recuerda el dueño de un taller de las inmediaciones.
No han sido escasos «los incidentes» entre los propietarios de negocios y los asiduos a la nave, según denuncian éstos. «No respetaban nada; dejaban la calle hecha una porquería y si les decías algo te  contestaban: haz lo que tengas que  hacer», recuerda uno de los empresarios entrevistados. Asimismo, «han llegado incluso a agredir a los vigilantes de seguridad» del polígono. «En 10 años que llevó trabajando jamás me habían golpeado, pero en el último año y medio he tenido varios enfrentamientos violentos», explica uno de los miembros de la seguridad privada del complejo.
Debido a todo ello, los dueños del resto de las naves han enviado varias quejas al Ayuntamiento y a la Subdelegación del Gobierno. La Policía Local estaba atada de pies y manos porque se trata de un recinto privado. La Policía Nacional ha actuado ya en el marco de una investigación en la que ha tenido que solicitar al Juzgado la autorización para la entrada y registro del recinto.
Este tipo de asociaciones cannábicas surgen, sobre el papel, para la adquisición de marihuana de distintas clases a fin de repartirla entre los socios, que pagan una cuota para ello. En esta ocasión la Policía Nacional de Burgos ha observado presuntos indicios de delito contra la salud pública de los que habrán de responder los miembros de la junta directiva que han sido detenidos en la operación.  Los agentes analizarán también las cuentas de la organización por si ha podido incurrir en algún ilícito contra la Hacienda Pública.