Baja un 3% el stock pero hay 3.800 pisos nuevos a la venta

J.D.M.
-

La provincia de Burgos ha logrado dar salida en la última década al 27% de las más de 5.200 viviendas sin estrenar que tenía en 2008. El sector de la construcción se ha reactivado para atender a la creciente demanda

Baja un 3% el stock pero hay 3.800 pisos nuevos a la venta - Foto: Ángel Ayala

Al mercado inmobiliario burgalés aún le quedan años para digerir el exceso de vivienda que se ejecutó durante el auge de la construcción. La provincia todavía tiene 3.856 pisos nuevos sin vender, según el último informe del Ministerio de Fomento. Se trata, sin embargo, de la cifra más baja de la última década, un periodo en el que Burgos ha logrado dar salida a casi el 27% de las casas nuevas sin escriturar que tenía en 2008, gracias, sobre todo, a la creciente demanda.
El stock de pisos sin estrenar, muchos de ellos heredados de la crisis económica tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, se ha reducido un 2,77% en el último año, al pasar de las 3.966 viviendas de 2017 a las 3.856 al cierre de 2018 (última fecha de la que existen datos oficiales). Este descenso es el menor desde 2011, pero permite volver a la tendencia reductora después de que el año anterior aumentara ligeramente (0,38%) el excedente.
La mejora de la situación económica en los últimos años ha devuelto las grúas al paisaje de la ciudad, sobre todo a la zona de la Cellophane y al entorno del S-3 y el S-4 (entre la avenida Príncipes de Asturias y el río Vena), no así hacia la nueva estación de ferrocarril, un sector que está «muerto».
La construcción «ha remontado muchísimo», indica Gonzalo López Recio, presidente de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Burgos (Abuproin), que explica que «durante la crisis, del 2007 a prácticamente el 2016, se han hecho poquísimas viviendas, pero estos dos o tres últimos años se ha vuelto a construir fuertemente».
Los datos de visados de vivienda de obra nueva proporcionados en las últimas fechas por el Colegio Oficial de Arquitectos (COA) de Burgos así lo refrenda. En 2018, el organismo supervisó proyectos para la edificación de 606 hogares en la capital, más del doble que un año antes y la cifra más elevada de la última década. Sin embargo, en el primer semestre de 2019 se redujeron un 48% los citados permisos, de 323 a 169, evidenciando cierta desaceleración, principalmente por la incertidumbre política en el país.
«Ha habido una demanda muy fuerte de vivienda y las entidades bancarias han financiado la construcción de viviendas cuando estaba vendido el 50% de la promoción y tenías el solar en propiedad. Eso hace que todas las operaciones sean bastante solventes», explica el presidente de la Asociacion de Promotores Inmobiliarios, que cree que con la oferta de pisos que existe hoy «es suficiente para atender la demanda actual» porque mucha demanda es «cautiva», es decir, «hay gente que necesita vivienda pero no puede acceder a ella porque no tiene medios económicos para ello».
compra antes que alquiler. En opinión de Gonzalo López Recio, el consumidor actual sigue teniendo los mismos gustos de siempre, a saber, «prefiere tener una vivienda en propiedad que acudir al mercado del alquiler», señala y aunque reconoce que actualmente hay «mucho movimiento de compra de vivienda de segunda mano», principalmente este tipo de pisos se destinan a hacer negocio con el arrendamiento.