scorecardresearch

Medina pedirá medidas que frenen los daños de las riadas

A.C.
-

El Ayuntamiento reclamará a la Confederación que actúe para evitar las inundaciones en Santurde y Villamezán o para que el río no termine por llevarse el campo de fútbol y la carretera a la EDAR

Medina pedirá medidas s que frenen los daños de las riadas

El Departamento de Medio Ambiente del Ayuntamiento medinés va a realizar un informe con el que reclamará ante la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) una serie de medidas encaminadas a contener los constantes desbordamientos del río Trueba y proteger las viviendas de Santurde y Villamezán, así como numerosas infraestructuras de la ciudad ubicadas cerca de sus riberas y muy comprometidas ante futuras crecidas.  La edil de Urbanismo y Medio Ambiente, Inmaculada Hierro, ha recorrido ya todas las zonas afectadas con el responsable de la CHE en la zona, quien a su vez elevará su propio informe.

Las  riadas de los pasados 29 y 30 de noviembre y 9 y 10 de diciembre dejaron un reguero de daños que Hierro cree que podrían ser menores, si se actuara en el cauce. En la pasada madrugada del domingo al lunes, el Trueba volvió a alcanzar niveles que activaron la alerta naranja y, de nuevo, estuvo a punto de afectar gravemente a las pedanías de Santurde y Villamezán. En la primera localidad, el empuje de las aguas ha erosionado una de las márgenes del río y lo desvía una vez tras otra hacia las viviendas. José Antonio García Sáinz de la Maza, uno de los vecinos afectados, acudió ayer al Consistorio a pedir medidas que contengan el agua, porque el canal de salida que se ha abierto con las últimas crecidas «va a llevar el agua a las casas cada vez que haya una pequeña riada».

El Ayuntamiento ya había contemplado reclamar soluciones para esa parte del Trueba en Santurde. En  el caso de Villamezán, al igual que en varios puntos más entre Saturde y Medina de Pomar, el Consistorio reclamará que se draguen las islas de piedras o vegetación que frenan el paso del agua y la desvían hacia el pueblo, con los daños que ello conlleva. Tras la subida del Trueba por encima de 2 metros de la noche anterior, en la mañana de ayer se observaba la desviación del cauce que volvió a anegar la depuradora y fincas colindantes en Villamezán, así como acercarse peligrosamente a las casas de Santurde.

Medina pedirá medidas s que frenen los daños de las riadasMedina pedirá medidas s que frenen los daños de las riadasCerca del parque de Villacobos, muy afectado también por la crecida, el camino que lo comunica con el barrio de Pomar y que forma parte del GR-85, la Ruta de los Sentidos, casi ha desaparecido con socavones de más de medio metro. La edil insiste en la necesidad de dragar el río y que recupere la anchura de antaño, además de liberarlo de vegetación innecesaria dentro del cauce.

Ya en el casco urbano, Hierro avanzó que el Consistorio reclamará a la CHE que construya escolleras entre el puente que da paso al barrio de Villacomparada y la estación depuradora. Los mordiscos que el agua ha dado en esa zona han dejado muy mal parado el campo de fútbol municipal Jesús María Pereda, donde, el agua se ha llevado el vallado y los setos que contenían el terreno. Ahora, éste podría seguir cediendo con mucha más facilidad. Asimismo, la voracidad del río ha puesto en peligro la carretera que va desde el punto limpio a la depuradora, así como una torre de electricidad cercana.

Allí había escolleras que se han visto muy afectadas o han desaparecido. La teniente alcalde recuerda que entre el puente de Villacomparada y el de la avenida de Burgos ya hay antiguas escolleras que evitan daños en la zona de las piscinas del Náutico, el colegio o el instituto, por lo que plantea la necesidad de continuar sosteniendo la margen derecha para proteger el campo de fútbol, el punto limpio y el acceso a la depuradora.

el socavón del medidor. Por su parte, el Ayuntamiento ya prepara las memorias técnicas para afrontar el arreglo del enorme socavón que el Trueba dejó junto al medidor en el paseo peatonal que lleva a Villacobos, así como los agujeros del parque y el camino que lo une con el barrio de Pomar y que se reforzará en su base en parte con hormigón. Para más adelante quedará la reparación de la calle Tras Las Cerca. La teniente alcalde confía en que estas reparaciones se puedan sufragar con cargo a las ayudas económicas que se esperan del Gobierno tras la declaración de toda la cuenca del Ebro como zona catastrófica.