1 millón para 5 edificios culturales con graves deficiencias

I.L.H.
-

Una memoria valora en ese montante las intervenciones en el Teatro Principal, la Casa de Cultura, el centro Francisco Salinas, Citur y la biblioteca Cervantes. El inmueble isabelino y la edificación de Gamonal son los más afectados

1 millón para 5 edificios culturales con graves deficiencias - Foto: Patricia

GALERÍA

Edificios culturales requieren inversión

El Teatro Principal no ha dejado de dar problemas desde su restauración en 1997. Algunos se han podido solucionar y otros se arrastran desde entonces, como los relacionados con las filtraciones de la cubierta (litigio con la adjudicataria incluido). Como cualquier edificio, el teatro isabelino sufre además los daños y desperfectos provocados por el paso del tiempo y su utilización y eso hace que la reparación de sus deficiencias superen el medio millón de euros. En esta cantidad, ojo, no está incluida la reparación de la cubierta, presupuestada y revisada aparte, y en la que ya se trabaja (130.000 euros más). 

Así lo ha valorado en una memoria la arquitecta técnico municipal Nieves Villalba, que ha inspeccionado cinco edificios culturales. Durante el último trimestre de 2019 recorrió y analizó el estado del Teatro Principal (el que peor estado presenta), la Casa de Cultura de Gamonal, el centro cultural Francisco Salinas, la biblioteca Miguel de Cervantes y el Centro de Recepción de Turistas (Citur). Entre los cinco suman un millón de euros y faltaría por valorar el Arco de Santa María, el monasterio de San Juan (aquello a lo que no le afectan las actuales obras), las bibliotecas Gonzalo de Berceo y María Teresa León y la escuela de música de Bernardas.

En este estudio hay deficiencias de todo tipo y urgencia. Dos de las más graves, las que afectan a ciertas humedades -que no todas- de la Casa de Cultura de Gamonal y el centro Francisco Salinas, han salido a licitación con sendos contratos menores de 40.000 euros, aprovechando una partida sin usar del ejercicio de 2019 del Ayuntamiento. Porque estos edificios, aunque los gestione el Instituto Municipal de Cultura, no están transferidos y son patrimonio municipal por lo que le corresponde al Consistorio asumir su reparación.  

"Las hemos elegido porque eran prioritarias y por la cantidad, que se ajustaba a la de un contrato menor", apunta el gerente del IMC, Juan Carlos Pérez Manrique. La empresa Construcciones García Arnaiz se encargará de acometerlos en un plazo de cinco meses.

En la Casa de Cultura de Gamonal uno de los principales problemas es la gestión del desagüe del agua de lluvia, lo que provoca humedades en los paramentos exteriores, pero también goteras en el interior, desprendimientos y manchas concentradas sobre todo en la planta del sótano. Hasta con cubos de agua trabajan en el salón de actos para recoger la lluvia en días de tormentas, afectando también al escenario.

A esto (contemplado en el contrato menor) hay que añadir deficiencias con vidrios rotos, filtraciones en las aulas de la sexta planta, aseos y mobiliario. Hay que recordar que en este edificio de los años 80 ya se intervino con cierta intensidad en 2013, hace poco más de un lustro. El presupuesto total del inmueble es de 191.000 euros.

Francisco Salinas. Las obras contratadas para el centro cultual que alberga el teatro Clunia se centran en la carpintería interior y exterior. Sin embargo el inmueble que fue alhóndiga y más tarde prisión presenta graves problemas de filtración de humedad que afectan a la piedra exterior y a las estancias bajo techo. La memoria propone levantar muros de contención e impermeabilizar las zonas oeste y norte.

En la esquina sureste de la fachada de mampostería se sitúa otra humedad importante cuyo origen está sin determinar por lo que su solución es compleja. Esta filtración afecta sobre todo al aula de Fotografía. Habría que arreglar también las humedades de la taquilla, desperfectos de la entrada y el escenario, la piedra y el rejuntado e incluso, uno de los contrafuertes de caliza. Recordemos también que en este edificio se intervino hace una década.

Citur requiere reparaciones menores (también es el más nuevo) y la biblioteca Cervantes, con 150.000 euros de presupuesto, necesita intervenir en los pavimentos, chapados, carpintería exterior e interior, pintura, calefacción, equipamiento... Para el revestimiento de pizarra, uno de sus principales problemas por desprendimientos, la memoria propone crear una fachada verde o vegetal. Se trata de "una estructura adyacente a la fachada hecha de vegetación, que funciona como aislante térmico y acústico", señala la memoria, aunque aquí habría que tener en cuenta su mantenimiento, como recuerda Pérez Manrique.

Teatro Principal. Y volvemos al principio, al edificio más problemático. El estudio contempla casi todo: arreglos en la cantería, revestimiento de falsos techos, pavimento y alicatados, carpintería, cerrajería, vidrios, aparatos sanitarios, telecomunicación, aire acondicionado, ascensores, pintura y equipamiento. Pero en este repaso solo nos centraremos en lo prioritario.

Y aquí hay que señalar la terraza de la biblioteca, las barandillas y los suelos de los balcones exteriores, las humedades en las decoraciones del Salón Rojo, los tapices de Julio del Val (de 1919) situados en la zona del Paraíso o los desconchados más visibles de la Sala Polisón y sus accesos.

Para atajar lo que queda, el gerente del IMC, Juan Carlos Pérez Manrique quiere realizar "una memoria global" para presentarlo al consejo, aunque será luego el Ayuntamiento el que deberá afrontar las obras. "En mi opinión, habrá que valorar en primer lugar todo aquello que tiene que ver con la seguridad y el deterioro que provoca otros desperfectos. Más que por edificios, lo afrontaría por problemas", subraya.