Dos octogenarias vencen al virus en Aranda

ADRIÁN DEL CAMPO
-

Olvido y Francisca se convirtieron este sábado en dos símbolos de esperanza para las personas mayores y sus familias

Francisca abandona el hospital de campaña de Aranda tras vencer al virus a sus 89 años. - Foto: Paco Santamaría

En medio de una crisis sanitaria que está afectando con mayor dureza a las personas más mayores, la jornada de ayer dejó otro episodio para la esperanza. Dos octogenarias lograron vencer al COVID-19 y fueron dadas de alta en el hospital de campaña de Aranda de Duero. La primera en abandonar las instalaciones de emergencia fue Olvido, que a sus 82 años salía en silla de ruedas del recinto entre aplausos de sanitarios y de sus familiares, que se habían desplazado hasta el lugar para presenciar el momento y saludar, desde la distancia, a Olvido antes de que regresara a la residencia Virgen de las Viñas, adonde fue trasladada en ambulancia.

La segunda paciente en recibir el alta en la mañana de ayer fue Francisca. A sus 89 ha logrado vencer al coronavirus y abandonaba el hospital de campaña de Aranda como una heroína, al igual que Olvido. Los aplausos también la acompañaron en su adiós a las instalaciones sanitarias y ella misma respondía con un "¡vamos!", eso sí, siempre sin soltar un peluche naranja que a buen seguro le ha servido para sentir más cerca a sus seres queridos durante el ingreso. Tras sobreponerse al virus, Francisca fue llevada, también en ambulancia, a su domicilio particular.

Las dos octogenarias ribereñas que han vencido a la enfermedad ya se han convertido en símbolo de esperanza para las familias de toda la provincia. Tanto Olvido como Francisca dieron negativo en las pruebas PCR y registraron anticuerpos positivos, por lo que posiblemente han desarrollado inmunidad. Todo ello en un hospital de campaña que permite atender con personal y tiempo a todos los pacientes.