Denuncian que los ciervos contagian la sarna al ganado

Marta G. Cuéllar
-

Alcaldes de la zona muestran también su preocupación y aseguran que el problema se debe a la sobrepoblación de esta especie cinegética, situación que niegan desde la Reserva Regional

David Olalla, de 28 años, tiene alrededor de 100 vacas en los montes de Monterrubio de la Demanda, en pleno corazón de la sierra, y la sobrepoblación de ciervos ha desencadenado un brote de sarna que ya se deja ver en algunas de sus cabezas de ganado. Varios alcaldes de la zona, ganaderos y expertos veterinarios de la Sección Agraria de Salas de los Infantes coinciden en un mismo punto: la zona está completamente abandonada a su suerte.

No es la primera vez que se detecta este tipo de enfermedades en la zona, debido principalmente a la superpoblación de especies cinegéticas. Segundo Izquierdo, veterinario de la Sección Agraria de Salas y alcalde del Valle Valdelaguna, recuerda que «se han tenido varias reuniones con Medio Ambiente sobre la sobrepoblación de ciervos y la sarna, sin embargo a esta Consejería el carácter sanitario le da igual. En esta zona tenemos una serie de enfermedades, como la sarna y la tuberculosis, en la que están implicados jabalís y ciervos, pero desde la Junta no quieren hacer nada».

Para Izquierdo, en estos momentos, estos brotes de enfermedades «no es un tema alarmante, puesto que la sarna se manifiesta de manera cutánea y tiene tratamiento, no pasa de ser un gasto económico más o menos evitable, para los ganaderos, pero el problema es la tuberculosis, que es un drama para la explotación, ya que si existe tuberculosis hay que hacer un vaciado sanitario y el ganadero pierde las vacas». La sarna, apunta Izquierdo, «no deja de ser una zoonosis y seguimos teniendo problemas siempre que encontremos este tipo de enfermedades, pero si no siguen un control para la sarna tampoco para la tuberculosis».

El joven ganadero David Olalla, ante una res muerta.
El joven ganadero David Olalla, ante una res muerta. - Foto: F2Estudio

El alcalde de Barbadillo de Herreros, y también ganadero de la zona, Roberto Neila, señala que la aparición del problema de la sarna se debe a un incremento de la población de ciervos y señala que en la última junta consultiva de la Reserva de Caza de la Sierra de la Demanda, de la que forma parte, «una técnico del Ayuntamiento de Salas llevó un informe, realizado por agentes medioambientales, en el que se recogía el trabajo de campo de tres años sobre los censos de población cinegética, que se realizan en la zona de Monterrubio y Barbadillo, «en los que se apreciaba un aumento de la población cinegética año tras año y cuando esto ocurre es cuando hay problemas de enfermedades, sobre todo con la sarna». Olalla dice también conocer dicha información, remarcando que «se han llegado a contabilizar hasta 250 cabezas de ciervos en 14 kilómetros durante un cuenteo nocturno».

Según estos y otros testimonios, Carmen Martínez Juliá, directora de la Reserva Regional de Caza Sierra de la Demanda, indicó a los agentes medioambientales que hacer el censo no era su obligación y que este año no debían realizarlo, «que no les parezca bien que se haya hecho o que no lo vayan a tomar en consideración es otra cosa, pero el censo está hecho y los resultados se pueden ver», concluía Neila.

Mientras, desde la Junta, Juliá ha negado rotundamente la existencia de esta problemática, desde la sobrepoblación de ciervos hasta la sarna de los mismos y su contagio al ganado. Del mismo modo, la directora técnica afirma que «los ciervos no tienen un brote de sarna, igual hay alguno, pero no tienen ningún problema con el ganado, porque no se mezclan, no se tocan», declaraciones tras las que cuestionó si quizás había sido el ganado el que había contagiado a los ciervos.

 

CONTRADICCIONES

Por otro lado, la directora de la Reserva asegura que únicamente se han encontrado dos ciervos muertos en Monterrubio de la Demanda, «y se ha procedido a aplicar el protocolo, que es echar cal al animal para no arrastrarlo por el suelo y propagar la enfermedad».

Sin embargo, Félix Camarero, alcalde de Monterrubio, recalca que ya habían solicitado alguna solución al tema de los ciervos con sarna «porque vienen a morir a los alrededores del pueblo, incluso encontramos uno muerto en la ermita» y afirma, en contra de lo que afirma la directora de la reserva, «estamos viendo morir a los ciervos a manadas». La principal preocupación de Camarero es que se pueda marchar el ganadero de la zona, ya que supone un importante ingreso para el ayuntamiento, y lamenta que «desde la reserva la única solución que han facilitado es que intentarán echar cal a los que encuentren muertos».

 

POSIBLES SOLUCIONES

Entre los alcaldes de la zona, que han intentado buscar una solución ante esta situación se encuentra Marta Arroyo, alcaldesa de Salas de los Infantes, quien explica que «llevamos tiempo advirtiendo el problema para instar a la Reserva a aumentar el cupo de caza, en base a los estudios de los agentes medioambientales, que facilitaron un informe en el que avisan del aumento de esta población y que queda corroborado con el brote de sarna».

Izquierdo, veterinario de la Sección Agraria de Salas, manifiesta que «mientras hay un problema sanitario es necesario disminuir la carga de animales silvestres, evitando su masificación y dejando un numero de animales que no sea contagioso, y evitando que peligre la especie» e indica que, normalmente, estas especies tienen su hábitat, «pero si hay una masificación de la misma están por todos los lados y los propios animales se van haciendo autoresistentes a la enfermedad». Este veterinario insiste en que lo primero que hay que hacer para luchar contra la sarna «es disminuir la carga, no es lo mismo tener 100 animales en una hectárea que tener una pareja».

Izquierdo indica que con el paso de los años va aumentando el problema, y que es necesario hacer algo, por ello quiere dar un toque de alerta, «tenemos que reunirnos y buscar una solución entre todos, que no vean el problema desde allí no quiere decir que no exista».


Las más vistas