Viaje musical con ruta de Moradillo a la capital

Adrián del Campo
-

El ribereño Javier Adrados publica a final de este mes un nuevo y especial tributo al grupo de su vida: Mecano. Se trata de un libro y un disco con temas de la banda versionados por voces del pop actual

Javier Adrados posa en su casa de Moradillo, rodeado de cientos de discos y alguno de platino, con un borrador del libro sobre Mecano y un ejemplar del álbum tributo ‘Descanso Dominical’. - Foto: A. del Campo

Su primer contacto con la música fue a través de la radio y de sus hermanos. De esta forma, gracias a las ondas y a la influencia de su familia, Javier Adrados descubrió la que iba a ser la pasión de su vida. Este ribereño y actual promotor musical (ha trabajado con grupos como La Oreja de Van Gogh o Amaral) no olvida la voz Macusa Pita, una periodista que le fascinaba. Desde bien pequeño, Adrados sentía que «era un niño distinto a los demás». Su pueblo, Moradillo, estaba muy lejos de la escena musical y para dar el salto, para atreverse a vivir su pasión más de cerca, necesitaba un impulso. En la adolescencia esos empujones normalmente los dan los ídolos y los de Javier fueron Mecano. «Me quedaba un poco alucinado con los tres, porque no sabías si eran chicos o chicas. Me acuerdo que Mecano vendía mucha ambigüedad, sin yo saberlo. Para mí era como que veía que había un mundo distinto al que yo había nacido y el cual quería por lo menos conocer», recuerda.

De ese flechazo juvenil nació la posterior carrera profesional del ribereño, aunque él mismo reconoce que no sabe si decidió dedicar su vida a la música. «Lo que sí sabía era que algún día iba a conocer a mis ídolos. Entonces al ir a conciertos empecé a conocer a gente que rodeaba todo ese negocio. Yo no sé tocar ningún instrumento, pero sí que me llamaban la atención todos esos nombres que aparecían en los créditos de los discos… Quería ser uno de ellos. Y bueno, lo conseguí», explica. El camino hasta donde ha llegado no ha sido fácil, Adrados empezó «muy desde abajo», su primer puesto fue enviando discos a las radios, «era el paquetero de Sony Music». «Me ficharon solamente por el hecho de ver que yo sentía mucha pasión por la música. En aquel momento, la verdad, no era consciente de dónde estaba diciendo que sí, porque en las compañías de discos hay que trabajar muchísimo, hay que saber diferenciar mucho lo que es el negocio de la música. Sobre todo me acuerdo que me dieron a La Oreja de Van Gogh y empecé a cerrarles entrevistas por todas las radios pequeñas… Y más o menos fue como que fui demostrando que valía para ello. Y luego, poco a poco, como yo me daba cuenta de que en la compañía no era feliz del todo, seguí luchando para dedicarme a la música de la forma que a mí me gustaba. Entonces decidí ponerme a trabajar solo, por así decirlo, con el apoyo de los artistas», confiesa Javier.

De ese proyecto personal como promotor autónomo nace el último proyecto de Adrados, que como no podía ser de otra forma está centrado en sus ídolos. El 26 de abril saldrá a la venta ‘Descanso Dominical’, un disco tributo a Mecano en el que cantantes y grupos como Zahara, Iván Ferreiro, Love of Lesbian, Miss Caffeína, Nancys Rubias o Vega versionan 14 temas como La Fuerza del Destino, Un año Más, Héroes de la Antártida, Los amantes o El cine. La idea, el concepto y la dirección artística del álbum son obra de Javier Adrados, como él mismo explica: «Estoy muy orgulloso porque lo he podido hacer yo solo, aunque he encontrado apoyos. La idea partió de mí y nunca he querido hacerla comentándosela a los mayores interesados, que son Mecano, porque realmente ellos han tenido tanto éxito que la compañía parece que no se atreve a hacer nada sin autorización del artista. Como no tenía un presupuesto ni nada, me dediqué a mandar whatsapps a los artistas y todos me dijeron que sí. Además, que a cada uno le daba la canción ya asignada, todo estaba decidido por mí».

Las primeras reacciones al LP han sido positivas. Así lo transmite el  promotor ribereño: «No sabía si a Mecano les iba a gustar o no, estaba un poco asustado, pero a Nacho Cano le ha encantado, a Ana Torroja también y de José María Cano no he tenido respuesta». Aunque a Javier una de las críticas que más le han sorprendido es la de José María Cámara, expresidente de Sony Music: «Me mandó un mail muy bonito cuando escuchó el disco, me puso: No hay duda que como buen castellano que eres, eres un buen Quijote, (un luchador)».

El disco es solo la mitad del proyecto, la otra parte es el tercer libro que Javier Adrados publicará sobre Mecano. Saldrá a la venta justo un día antes de la publicación del álbum. El propio autor reconoce que la biografía es la misma porque los protagonistas siguen siendo Ana Torroja, Nacho y José María Cano, pero con más detalles. «Aquí lo cuento más con mi fortaleza en el medio musical. Antes tuve que pasar una serie de filtros, por la editorial, no por el grupo, y bueno, realmente es una continuación», adelanta Adrados.

Desde su experiencia, analiza la actualidad de la música española. Él mantiene que la ‘Movida’ siempre ha estado ahí y que el indie de ahora no deja de ser pop, también defiende el labor de las compañías discográficas y cómo ayudan a las bandas a enfocar su talento, además, insiste en que no coartan la libertad de los creadores. «Hay artistas que realmente hacen siempre lo que quieren. No es lo mismo hablar de Vetusta Morla, por ejemplo, que de David Bisbal, y no estoy diciendo que Bisbal no haga lo que quiera, pero que evidentemente Bisbal es algo que  se diseña para ser lo que es y Vetusta va con sus propias canciones. Pero me parece igual de respetable una cosa que la otra», ejemplifica.

La Ribera y la música no se entienden sin el Sonorama, y para Adrados el festival «tiene toda la importancia en el actual crecimiento del sector. Se ha convertido en un referente» gracias a que «han respetado la música, al artista y a la industria mejor que nadie». Por eso lo define como «el milagro del pop español». Aunque para él un auténtico milagro sería disfrutar de nuevo a Mecano en concierto, lo ve muy «difícil» pero «mientras hay vida hay esperanza». Mantiene la ilusión de aquel niño que creció en Moradillo y que se marchó a Madrid para cumplir su sueño. Un camino con un marcado carácter pop, como ese estribillo de Viaje espacial, con ruta sideral.