Pancorbo se aferra al cheque bebé pese a su baja incidencia

Ó.C.
-

En 2019 solo hubo un nacimiento en el pueblo, por el que se dieron 800 euros a la familia a repartir en 3 años. Esta medida se implantó en 2012 y las cifras son similares cada ejercicio

Pancorbo se aferra al cheque bebé pese a su baja incidencia - Foto: Photographer: Tomas Alonso Tomás Alonso / DB

El Ayuntamiento de Pancorbo ve con cierta preocupación la deriva demográfica que arrastra, como en muchos otros pueblos que ven cómo su población desciende y además envejece. Por este motivo tratan de atraer vecinos, a ser posible jóvenes, para que se censen, y una de las medidas que se han tomado en los últimos años ha sido el llamado cheque bebé. Esta ayuda pretende convencer a los padres para mantenerse en el pueblo y que además inscriban al recién nacido. Para ello se les concede una ayuda de 800 euros a repartir en varios años. En 2019 se concedió una subvención y su alcalde, Javier Cadiñanos, remarca que "a lo largo del año suele haber como mucho uno o dos nacimientos".

El responsable resalta que esta ayuda se puso en marcha en 2012 y la evolución es similar a la del pasado ejercicio, aunque no por ello se plantean eliminarla, puesto que todo lo que esté en su mano se seguirá intentando "por el bien del pueblo". Lo que sí que han tenido que hacer son algunos cambios en cuanto a su funcionamiento. El más llamativo es que esta ayuda "está condicionada a tres años", aclara su alcalde, puesto que, como explica, en un primer momento se daban los 800 euros el primer año, pero los padres se desempadronaban y se censaban en otros municipios como Miranda, Briviesca o Burgos, por lo que se volvía a perder población sin que el cheque bebé hubiese funcionado para fijar población.

Para evitarlo, ahora se hace un primer ingreso a las familias de 400 euros y se completa con 200 en el segundo y en el tercer año. Además para recibir toda la cantidad y para completar el proceso "al menos uno de los padres y el niño se tiene que mantener empadronado durante este tiempo", aclara Cadiñanos. Otro de los requisitos que se establecen en la normativa municipal es que en el momento del nacimiento "los dos padres tienen que estar empadronados en los años previos en el pueblo".

En el Ayuntamiento asumen que la cantidad que se ofrece a las familias no es muy elevada pero con ella se hace todo lo posible para retener población y no perder más vecinos en su censo. En este sentido, se apunta a los datos que se arrastran en el municipio, que no son nada halagüeños, con actualmente 434 vecinos. Hasta esta cifra han llegado con una tendencia negativa ya que "hemos perdido 75 personas en los últimos nueve años", y no todas se deben a fallecimientos, puesto que "otras se han ido a otros municipios donde pueden tener servicios que nosotros no podemos dar", lamenta su alcalde.

Además se suma el envejecimiento de la población, un factor que tampoco ayuda a mantener la vida en los pueblos. En Pancorbo, Cadiñanos detalla que un cuarto de su población tiene más de 70 años, por lo que en los próximos ejercicios se teme que haya una pérdida en el censo y por eso se intenta sumar gente joven al pueblo para reducir la media de edad.Todos estos registros tienen mucha importancia para Pancorbo y todos los municipios puesto que "los servicios se prestan en función de la población, pero también influye para la participación en los tributos del Estado o las ayudas de Enresa vinculadas a la central de Garoña", resalta Cadiñanos, que insiste en que medidas como la ayuda relacionada con los nacimientos se van a mantener, puesto que es uno de los pocos mecanismos que se tienen en el municipio "para intentar conservar la población", reconoce.