La nueva ley de patentes eleva el uso de modelos de utilidad

SPC
-

La oficina estatal precisa que este formato, «más barato y fácil de conseguir», creció un 61,1% desde en Castilla y León, cuando las patentes bajaron un 36,7%

La nueva ley de patentes eleva el uso de modelos de utilidad

La nueva ley de patentes que puso en marcha el Gobierno en abril de 2017 ha impactado directamente sobre el número de solicitudes de estos derechos y ha decantado a los inventores de Castilla y León por los modelo de utilidad, «más baratos y fáciles» de conseguir. La Comunidad contabilizó un total de 57 peticiones de patentes en 2019, el segundo año completo de aplicación de su nueva regulación, cuando en 2017, ascendieron a 90. Esto supone un descenso del 36,7% en el número de peticiones de este ámbito esencial para el impulso de la innovación tecnológica o, en datos absolutos, 33 reclamaciones menos. La cifra es similar a la de 2018, cuando se contabilizaron 56.
El número de solicitudes de patentes en Castilla y León apenas representó el año pasado el 4,2% de las 1.356 que se pidieron en España, con Madrid, 278; Cataluña, 202; Andalucía, 182; y Valencia, 180, a la cabeza. El último informe de la Oficina Española de Patentes y Marcas, recogido por Ical, precisa que al contrario que con las patentes, las solicitudes de modelos de utilidad, que otorga el derecho exclusivo sobre una invención sobre un periodo determinado, con requisitos menos estrictos para su consecución, aumentaron. 
En concreto, se pidieron 153, con un avance respecto a 2017, del 61,1%, con un total de 58 más que en el ejercicio que se aprobó la nueva regulación. Las solicitudes de modelos de utilidad de la Comunidad representaron el 5,6 por ciento del total nacional, que ascendieron a 2.731.
La consejera técnica de la Unidad de Apoyo de la Oficina Española de Patentes y Marcas, Ana Cariño, explicó a Ical, que la razón fundamental del descenso de las solicitudes de patentes y el aumento de los modelos de utilidad ha sido el cambio de la ley.
Y es que analizando la figura del modelo de utilidad, la nueva normativa contempla «menores cambios en su procedimiento de tramitación y concesión», lo que ha impulsado esta figura. «Es más fácil su resolución, requiere bastantes menos requisitos y es más barata (la patente varía entre unos 800 y 1.200 euros, frente a los alrededor de 100 euros del modelo de utilidad), aunque el periodo de concesión es de diez años frente a los 20 de la patente», aclaró
Cariño recordó que la entrada en vigor de la nueva regulación «supuso un cambio a un sistema fuerte de protección a las invenciones nacionales», equiparando y haciendo compatibles los derechos a escala europea, pero reconoce que también ha sido un «elemento disuasorio».



Las más vistas