Meditan expedientar al jefe policial por el informe Sonorama

I.M.L.
-
La plaza del Trigo muestra este aspecto durante los conciertos. - Foto: JOSE I. BERDON HORNILLOS

Tanto la organización como el Consistorio defienden que la plaza del Trigo seguirá siendo escenario imprescindible del festival

La emisión de un documento por parte del jefe de la Policía Local, en el que alertaba de la aglomeración de público que soporta la plaza del Trigo durante la celebración de Sonorama Ribera y sugiriendo «buscar lugares o recintos alternativos que puedan asumir el número de asistentes previstos», va a traer consecuencias disciplinarias para el firmante del mismo. Ayer mismo, la Secretaría General del Ayuntamiento de Aranda escuchaba la versión del responsable de este cuerpo de seguridad local sobre qué había motivado ese informe. «Lo ha hecho por su cuenta y riesgo, sin que nadie se lo haya pedido y sin que haya expediente abierto», apuntaba la alcaldesa arandina, Raquel González.

Una vez constatado este detalle, la Secretaría General va a elaborar un informe oficial, ya que el jefe de la Policía Local podría haber incurrido en una falta grave al saltarse todo el trámite del procedimiento administrativo, yendo en contra de la Ley de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas. «Se tomarán las medidas que se tengan que tomar por asumir una atribución que no le corresponde, él no es nadie para realizar un informe fuera de un expediente y sin que nadie se lo pida», insistía la primer edil arandina.

Además, para intentar sofocar el pequeño incendio que ha provocado ese documento, responsables del equipo de gobierno se reunían también con representantes de la organización del festival, ante los que reiteraban que «no ha habido ninguna intención por nuestra parte» y que «nadie puede jugar con él ni trasladar circunstancias que son falsas, porque no hay falta de seguridad», afirmaba categóricamente Raquel

González, añadiendo que «Sonorama es muy importante para Aranda, y la plaza del Trigo, si Sonorama lo quiere, va a seguir siendo sede para sus conciertos». Ayuntamiento y organización se emplazaban para comenzar en el plazo de 15 días a tramitar el expediente que precisa la celebración de un evento de la magnitud de Sonorama Ribera. «Es el más relevante por su complejidad de los que se tramitan en este ayuntamiento. Autorizaciones de todo tipo, de uso de suelo público, de uso de espacios públicos, para colocación en espacios públicos de escenarios,... y todo eso es tan relevante que se va a centralizar desde Secretaría», apostillaba González.

Las reacciones al documento firmado por el jefe de la Policía Local no se hacían esperar. Por parte del grupo mayoritario en la oposición municipal, se emitía un comunicado en el que mostraban «nuestro rechazo a dicha medida radical y desproporcionada», abogando por parte del PSOE por constituir «una mesa municipal de trabajo, donde se evalúe la seguridad como prioridad máxima aunando también el emblema de dicha plaza dentro del festival Sonorama».

Concluyen desde las filas socialistas en el Ayuntamiento de Aranda que «la seguridad de los ciudadanos es lo primero, sin duda... Pero, no podemos permitirnos arruinar de forma fratricida el buque insignia del mejor escaparate de nuestra ciudad: Festival Sonorama de la mano de la asociación cultural Art de Troya».