«Me encuentro muy hecho como torero"

José Cancho
-

Esta temporada se cumplen cinco años desde que José Garri tomara la alternativa en La Maestranza. Su primer compromiso en 2019 será de nuevo en Olivenza, si bien donde no estará es en Fallas, pese a la oreja que cortó en 2018

«Me encuentro muy hecho como torero - Foto: Á“scar Navarro

El invierno, aparte de largo y frío, ¿cómo va transcurriendo para José Garrido?
Creo que está siendo un invierno muy positivo, entrenando mucho, haciendo campo, tentando todo lo que puedo y muy metido en el toreo con el único objetivo de seguir evolucionando.

 

Este año ha preferido no hacer temporada en América
Pasé en México las navidades por temas familiares, si bien no toreé en ninguna plaza. Creo que cuando se cruza el charco profesionalmente hay que hacerlo con fuerza y con triunfos a la espalda para que allí se reflejen con carteles redondos. 

 

Imagino que estará ya con los cinco sentidos en Olivenza...
Pues sí, muy ilusionando y emocionado por ser en esa plaza donde comenzaré de nuevo otra temporada más, de ahí que mi visión ya esté fija en ese 8 de marzo. Tengo muchas ganas de que llegue ese primer paseíllo con el que arrancaré el año.

 

Compartiendo cartel con Luis David y Toñete. ¿Le hubiera gustado  otro más fuerte junto a las figuras? 
A todos los toreros nos gusta compartir paseíllo con las figuras, pero hay que pensar que Olivenza es una feria corta en la que hay que estar y yo gracias a Dios estoy incluido en ella.

 

Matará toros de Joselito. ¿Qué tal se le da la ganadería del maestro? 
El año pasado fue esta misma la que me tocó matar en Olivenza y este año he estado tentando en su casa. Pienso que es una ganadería que a mí me va muy bien, así que solo espero que el 8 de marzo salgan buenos toros, algo de lo que estoy prácticamente convencido.

 

Donde no estará esta temporada es en Fallas, pese a la oreja que cortó allí el año pasado y la puerta grande que abrió de par en par hace tres años. ¿Disgustado? 
Son los entresijos del toreo, a lo que estamos expuestos los que nos dedicamos a esto y se podría decir que es el pan nuestro de cada día. Hay veces que mereces estar y no estás y en cambio hay otras que crees que no ha pasado nada y te repiten. Unas se contrarrestan con otras, pero siempre duele quedarte fuera de una feria de la categoría de Fallas después de haber triunfado allí el año anterior.

 

Seguro que donde no va a faltar es en La Maestranza, más aún cuando este año se cumplen cinco de su alternativa en Sevilla.
Espero y deseo verme próximamente en los carteles de la Feria de Abril de Sevilla, pues esa plaza fue la que me vio nacer como matador de toros y en la que siempre he tenido actuaciones muy destacadas, como la del año pasado en la que corté una oreja y di una vuelta al ruedo con la corrida de El Pilar. 

 

Su concepto es muy del gusto de la afición sevillana.
Desde mis inicios me he sentido muy identificado con Sevilla. No hay que olvidar que ya desde mi etapa como novillero fui capaz de abrir la Puerta del Príncipe, muy jovencito yo, de ahí que perciba un público que está siempre muy conmigo.
 

En 2018 faltó poquito para salir de nuevo en volandas...
Es verdad que estuvo muy cerquita. Faltó que el primer toro se hubiera echado un poquito antes, pero bueno son circunstancias.

 

¿Cómo valora la posibilidad de que los jóvenes abran cartel a las figuras, tal y como ha insinuado el empresario sevillano?
Es un aliciente, un motivo que posibilitaría a los jóvenes poder entrar con las figuras. No lo veo mal, ya que es positivo para la fiesta y más aún para los matadores que empiezan en esto.

 

Conociéndole un poquito, lo que estará deseando ya es volver a Las Ventas para sacarse la espina de los dos últimos años.
Las Ventas me quita el sueño, pues es una plaza que respeto, que admiro y en la que deseo por encima de todo verme triunfando, pues eso querrá decir que los aficionados han  podido disfrutar de mi toreo. 

 

¿Qué opina del tema del bombo, o bombito como se le está llamando ya, para algunos toreros y ganaderías durante San Isidro?
Reconozco que lo que se hizo en la Feria de Otoño fue innovador, algo bonito, genial, pero creo que se debe de hacer de forma puntual, ya que puede ser un arma de doble filo y hay que saberlo medir mucho. Humildemente, creo que no es lo más adecuado para el mundo del toro que se emplee este sistema en San Isidro. 

 

El objetivo de cara a la temporada que comienza, ¿cuál es?
Lo tengo más que claro: este año no solo tiene que ser el de José Garrido, sino que además debe serlo. Me encuentro bien, muy hecho como torero, con las ideas claras. No me cabe ninguna duda que va a ser una campaña muy importante para mí.