Los Raptors empatan su serie con los Bucks

Europa Press
-

Serge Ibaka y Marc Gasol vuelven a ser piezas claves del triunfo de Toronto sobre Milwaukee, que devuelve las tablas a la Final de Conferencia

Los Raptors empatan su serie con los Bucks - Foto: John E. Sokolowski

Toronto Raptors igualó ayer la final de la Conferencia Este de la NBA después de ganar el cuarto partido de la serie por un claro 120-102 a Milwaukee Bucks, gracias a un juego coral en el que sobresalieron Serge Ibaka y Marc Gasol, mientras que Nikola Mirotic no estuvo tan brillante. 
El ala-pívot hispano-congoleño y el pívot catalán fueron dos de los jugadores más destacados y se combinaron para aportar 34 puntos entre los dos, con mención especial para un Ibaka que sacó el máximo partido a sus 24 minutos en la cancha. 
El exjugador del Real Madrid y Manresa firmó un gran doble-doble con 17 tantos (7/12 en tiro) y 13 rebotes, ejerciendo el papel de suplente de lujo de un banquillo en el que también destacaron Norman Powell (18 puntos) y Fred VanVleet (13). 
Por su parte, el de Sant Boi volvió a ser importante para la franquicia canadiense, añadiendo también 17 puntos, haciendo daño a los Bucks desde fuera (3/6 en triples) y, sobre todo, con su visión de juego que le llevó a repartir siete asistencias, el que más en un equipo que no necesitó una enorme versión de Kahwi Leonard (19 y siete) porque el base Kyle Lowry rayó también a gran nivel (25). 
Con hasta seis jugadores sobrepasando los dobles dígitos en anotación, los Raptors no dieron demasiadas opciones a su rival, que ahora volverá a su cancha para intentar recuperar la delantera en una serie donde, de momento, manda la fortaleza en casa. 
Giannis Antetokounmpo, autor de un doble-doble (25 y 10), y un gran Khris Middleton (30), estuvieron demasiados solos en unos Bucks donde solo el ala-pívot hispano-montenegrino Nikola Mirotic superó los dobles dígitos en anotación con 11 puntos, aunque sin su mejor versión exterior (2/8 en triples). Milwaukee aguantó bien el primer cuarto (32-31), pero a partir de ahí fue dominado con claridad por los locales.