El cine se asoma al abismo

EFE
-

Las salas atraviesan uno de sus peores momentos por las restricciones de la pandemia y el aplazamiento de muchos estrenos de la temporada

El cine se asoma al abismo - Foto: Sebastiao Moreira

Sin grandes estrenos cinematográficos de aquí a final de año, los cines se desangran. Sin tiempo para morir, Black Widow, West Side Story, Dune… Todas debían ver la luz en estas semanas, pero los estudios han dado marcha atrás debido al coronavirus. Solo queda en pie Wonder Woman 1984, prevista para Navidad tras varios retrasos.
Mientras tanto, las plataforma digitales se quedan con varios de los títulos que iban a llegar a las salas: las secuelas de Borat y El príncipe de Zamunda se verán por Amazon, mientras que Soul pasará a Disney+, al igual que hiciera Mulan. Y aunque en China ya apuntan a la recuperación, el resto del planeta se pregunta si habrá cines a los que regresar tras la pandemia.
Las señales cada vez son más alarmantes para el sector en EEUU, el mercado mundial más importante: la mayor cadena, AMC, ya ha advertido a sus inversores de que podría quedarse sin liquidez antes de final de año. La compañía ha reabierto 494 de sus 598 salas, pero la asistencia ha caído el 85 por ciento y las persianas siguen bajadas en grandes ciudades como Nueva York y Los Ángeles.
Su principal competidor, Regal, tiró la toalla y clausuró temporalmente todos sus locales, que empleaban a unas 40.000 personas.

 

Rentabilidad 

Hollywood tiene un atasco de películas que no se atreve a estrenar. Tampoco el streaming parece la solución. Es difícil sacar rentabilidad a una gran producción en Internet y para los cines es imposible mantenerse operativos sin una cartelera atractiva.
En China, el primer país azotado por la COVID-19, poco después de decretar la emergencia nacional a finales de enero las autoridades decidieron clausurar indefinidamente todos los espacios cerrados de entretenimiento, como las salas de cine. En julio reabrieron con medidas restrictivas pero, con el paso de las semanas, se aumentó el aforo. Aún así, según estima la Administración del Cine de China, las taquillas dejarán de generar hasta 30.000 millones de yuanes (3.815 millones de euros) este año. 
En España, las salas preveían una rápida recuperación de la taquilla a partir de septiembre, pero la cascada de aplazamientos coloca a los exhibidores en una situación «grave» de la que tardarán años en recuperarse. Entre enero y septiembre la taquilla acumula una caída del 68 por ciento, según la federación de exhibidores, FECE.