La ciudad tendrá un plan para reducir emisiones

C.M.
-

Evenis Ingeniería empieza su redacción tras adjudicarse el concurso por 28.600 euros. La primera fase medirá el nivel de dióxido de carbono

Las calefacciones y los vehículos son los que más contaminación producen. - Foto: Alberto Rodrigo

La lucha contra el cambio climático también llega al ámbito local. La ciudad contará en un año con un plan de acción para el clima y la energía sostenible. La Concejalía de Sanidad y Medio Ambiente ha adjudicado su redacción a Evenis Ingeniería por un importe de 28.600 euros.
El plan constará de tres fases. En la primera se realizará un inventario de las emisiones de gases de efecto invernadero (dióxido de carbono fundamentalmente) que se producen en la capital, así como una recopilación y análisis de información internacional, estatal y regional y un análisis de riesgos y vulnerabilidades derivados del cambio climático y la identificación de los sectores más vulnerables. 
La segunda fase será la elaboración del plan de cambio climático, que definirá las intervenciones a seguir para lograr el objetivo de reducir en un 40% las emisiones de dióxido para el horizonte de 2030, que es el propósito que se marcaron las ciudades que firmaron el Pacto de Alcaldes, y la tercera consistirá en la comunicación y difusión para implicar a la  sociedad burgalesa en la consecución de los objetivos.   
En los cuatro primeros meses de este año al empresa deberá elaborar el inventario de emisiones de referencia y la evaluación de riesgos y vulnerabilidades, siempre bajo la supervisión de los técnicos municipales.
El inventario de emisiones y e Plan de Acción para el Clima y la Energía Sostenible (PACES) deberá realizarse siguiendo la Guía para la presentación de informes del Pacto de los Alcaldes para el Clima y la Energía. Según explicó el concejal de Medio Ambiente, Josué Temiño, el plan será un instrumento para orientar al Ayuntamiento en la hora de adoptar medidas para reducir los gases de efecto invernadero y la huella de carbono.
El uso del automóvil, la calefacción o la iluminación de las vías publicas son las responsables de buena parte de las columnas de CO2 que pueden verse en la ciudad. El Ayuntamiento ya han dado pasos en este sentido con la compra de nuevos autobuses urbanos a gas o híbridos o en otros vehículos de la flota municipal o de las concesiones de algunos servicios públicos.
En el caso de las viviendas, desde hace años se está apostando por la instalación de fachadas ventiladas, que reducen el consumo de calefacción entre un 20 y un 30%. Pequeños pasos que administraciones y particulares deben dar para reducir las emisiones. 
Más información aquí.