Una desescalada imprudente

Agencias
-

Las prisas en varios estados de EEUU por recuperar la actividad elevan el riesgo de padecer nuevos rebrotes de los contagios

Una desescalada imprudente - Foto: Al Seib

in haberse aún recuperado de la propagación del coronavirus -Estados Unidos sigue encabezando la lista de países con más contagiados y con más fallecidos por la COVID-19-, la nación se arriesga a sufrir nuevos brotes con muertes evitables en aquellas zonas donde se empiece una desescalada imprudente.
En un claro aviso a los territorios que están empezando a reabrir, a pesar de que los nuevos casos siguen aumentando, y al propio presidente de EEUU, Donald Trump, quien insiste en la necesidad de recuperar la economía, el principal epidemiólogo del Gobierno, Anthony Fauci, describió ayer un escenario sombrío. Mucho más que el que horas antes el propio Trump planteó, al segurar que EEUU «se ha impuesto» al coronavirus. «Si creen que tenemos esto completamente bajo control, no lo tenemos», subrayó Fauci, quien consideró «inaceptable» que el país haya superado ya los 80.000 fallecidos por la pandemia y admitió que el recuento oficial puede estar incompleto.
Un día después de que la Casa Blanca asegurara que todos los estados del país recibirán el material para hacer pruebas que han solicitado para este mes, el especialista se mostró mucho más prudente respecto a la capacidad de pruebas y rastreo de contactos, que muchos expertos en salud consideran aún insuficiente. «El pronóstico es que para el momento en que lleguemos al final del verano y comienzos del otoño, tendremos en pie» el sistema de pruebas y rastreo de contactos que se necesita, precisó.
Actualmente, EEUU hace unos 300.000 tests de coronavirus al día, una cifra que aún queda lejos de las 900.000 pruebas diarias que, según la Universidad de Harvard, se necesitan para iniciar ahora una reapertura segura del país. El Gobierno calcula que, para septiembre, habrá sobrepasado la meta que apunta Harvard, porque ya podrá «hacer 40 o 50 millones de tests al mes si es necesario», indicó el subsecretario del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, Brett Giroir.
Sin embargo, varios estados están retomando a paso rápido la actividad económica, y Fauci advirtió, sin mencionar ningún territorio en particular, que deberían ser prudentes.
«Hay un riesgo real de que provoquen un brote que no sean capaces de controlar, y eso no solo llevará a sufrimiento y muertes que eran evitables, sino que, incluso, puede suponer un revés en el camino hacia la recuperación económica. Iremos hacia atrás en lugar de hacia adelante», agregó.