San Pedro, y sin chaqueta

B.G.R. / Burgos
-

La ola de calor que vive España deja en Burgos noches agradables de en torno a los 20 grados • Hoy la sensación de bochorno será mayor al entrar nubes altas y viento del sur

En algunos termómetros se alcanzaron ayer los 40 grados. - Foto: DB/Jesús J. Matías

Si algo caracteriza los Sampedros son las chaquetas. Esas que no pueden olvidarse en casa a partir de las nueve de la noche porque el traicionero ‘norte’ burgalés bien puede estropear una agradable visión de los fuegos o un baile en la verbena. Esa misma que el pasado viernes, día del chupinazo, resultaba del todo insuficiente para paliar una madrugada casi de invierno, esta semana empieza a ser prescindible por la ola de calor que afecta a toda España y que también se está notando en Burgos, aunque en menor medida que en otras ciudades, si bien está activada la alerta amarilla.
Si ayer se alcanzó una temperatura máxima de 34,7 grados en la capital, hoy el termómetro llegará a los 35 grados, mientras que la mínima se situará en torno a los 20, según el meteorólogo Daniel Angulo. Pero en esta jornada lo llamativo no serán los valores alcanzados, similares a los de ayer, sino la sensación de bochorno que se vivirá. «Entrarán nubes altas y llegará viento del sur, con lo que el calor será sofocante», explica, e incluso avanza que podría formarse algún episodio tormentoso.
Para la jornada de mañana, Angulo prevé un tímido descenso de las temperaturas, «aunque seguiremos pasando calor», y también de la sensación de bochorno, puesto que la entrada de viento del oeste, algo más húmedo, refrescará el ambiente, aunque sin llegar a estropear «una noche agradable». Esta misma tendencia se repetirá el viernes, con una máxima de 30 grados, hasta que ya el sábado el termómetro bajará a los 25 por el día y los 11 por la noche.
Con estas previsiones y teniendo en cuenta el calor de días pasados, este año el tiempo no está estropeando los Sampedros.