Visita obligada a la Ciudad Vieja de Jerusalén

C.P.
-

Varios jugadores y el cuerpo técnico del San Pablo recorrieron los lugares más emblemáticos de Jerusalén aprovechando que el vuelo de vuelta salía por la tarde

Visita obligada a la Ciudad Vieja de Jerusalén - Foto: Alberto Rodrigo

GALERÍA

Jerusalén, una visita obligada

Los viajes de los deportistas de élite se limitan a aeropuertos, pabellones y hoteles. No hay tiempo para nada. Un autobús traslada a los jugadores del hotel al estadio y eso es todo lo que ven de la ciudad. En Atenas, el San Pablo no vio ni siquiera de lejos el Acrópolis; en Amberes, no pisó el centro y; en Kiev, ni se asomó a la Plaza Maidán. Como es lógico, todo gira en torno al partido y lo demás está demás. Sin embargo, varios jugadores y el cuerpo técnico azulón recorrieron ayer algunos de los lugares más emblemáticos de Jerusalén aprovechando que el vuelo de vuelta salía por la tarde. Después de siete viajes, sacaron un hueco.

Los cuatro españoles del equipo y Bruno Fitipaldo se acercaron hasta el Monte de los Olivos, donde Jesús ascendió a los cielos, y disfrutaron de una vista única de la ciudad desde un lugar privilegiado. Rodeada por la muralla, Jerusalén enseñaba sus tesoros en un día soleado. Después, recorrieron las calles de la Ciudad Vieja, accedieron a la Explanada de las Mezquitas, al Muro de las Lamentaciones y caminaron por la Vía Dolorosa hasta el Santo Sepulcro, donde está enterrado Jesús. Allí, se encontraron con el cuerpo técnico, que también paseó por la ciudad. Fue una visita exprés, un momento de desconexión antes de tomar el camino de regreso a España y centrarse de nuevo en el próximo rival.