Víctor Illera y Bego Usabiaga se coronan en Navas del Pinar

SPC
-

El burgalés del Image FDR, que también fue el primero en tocar la cruz, se alza con el triunfo con un tiempo de 19,08, mientras la conocida atleta logra una victoria incontestable con un descenso impecable (26,04)

Víctor Illera y Bego Usabiaga se coronan en Navas del Pinar

La undécima edición de la Subida al Pico de Navas fue, una vez más, un auténtico espectáculo. 
La prestigiosa prueba de ‘trail running’, que consiste en ascender, tocar la imponente cruz de madera que corona la cota más alta del Parque Natural del Río Lobos, y volver a descender hasta la bella localidad burgalesa, reunió a 138 valientes que sufrieron en sus carnes la dureza de esta carrera tan explosiva, en la que, a pesar de que los 3,6 kilómetros pueden parecer poco, las pulsaciones y el esfuerzo se disparan hasta el límite. El campeón en la edición de 2017, el burgalés Víctor Illera recuperó el trono, controlando de principio a fin la prueba, siendo el primero en tocar la cruz y congelando el crono en 19 minutos 8 segundos, batiendo su propia marca y consiguiendo la segunda mejor de la historia de la carrera, cuyo récord está en manos del hispanomarroquí Hamid Ben Daoud.
Al corredor del Image FDR le siguió Francisco Alonso (19,37) y cerró el podio otro asiduo a esta cita, Pedro Alzaga, que se fue a los 20 minutos 28 segundos.
Víctor Illera y Bego Usabiaga se coronan en Navas del PinarVíctor Illera y Bego Usabiaga se coronan en Navas del Pinar - Foto: Si la categoría masculina fue una victoria de principio a fin, en la femenina el triunfo fue mucho más trabajado. Pese a que Maialen Loyo, que se estrenaba este año en la Subida, consiguió ser la primera en tocar la cruz, Bego Usabiaga realizó un descenso impecable, donde logró dar caza a su rival y entrar en la meta holgadamente (26,04). 
Usabiaga había estado a punto de alzarse con el primer puesto en anteriores ediciones, haciendo podio en numerosas ocasiones, pero no ha sido hasta este año, donde, por fin, se ha logrado coronar. Maialen Loyo entró un minuto después (27,09) y cerró el podio femenino Verónica Alonso (28,12).
ENORME ESPECTÁCULO. La Subida al Pico de Navas se originó en 1965 después de que un grupo de amigos hiciese una apuesta. Fue Oriol Gómez el que, retado por su compañero Felipe, se jugó una caja de cervezas a que era capaz de subir a la imponente cumbre, tocar su cruz y descender en menos de 30 minutos. No solo fue capaz de bajar el registro, sino que lo rebajó por debajo de los 25 minutos. En 2008 se recuperó la prueba y desde entonces se sigue con esta tradición cada año. Los atletas locales dieron una lección magistral y marcaron unos tiempos al alcance de pocos. Óscar Martínez logró alzarse con la victoria (24,36), consiguiendo el mejor registro de la historia, seguido muy de cerca por Raúl Llorente (24,55) y cerró el podio Noé Palacios (25,35). En categoría femenina fue la atleta Sandra de Pablo, que, pese a llegar tocada a la cita, se proclamó campeona local con un tiempo de 30,23; segunda acabó la joven Celia López (33,17) y Bárbara Jiménez (36,39) finalizó tercera.
La gran cantidad de público que se acercó a Navas hace que la parte final del recorrido sea alabada por todos los participantes, gracias a la enorme animación. Además, previamente a la Subida, se pudo disfrutar de las ya tradicionales carreras infantiles, que van metiendo el gusanillo de la competición y del deporte a los más pequeños. La XI Subida contó con una organización impecable gracias a los voluntarios y colaboradores del Club Deportivo Pico de Navas, que quiso, como cada año, dejar su huella solidaria, en esta ocasión, a favor de la Asociación Española Contra el Cáncer.