El pueblo exige otro referéndum sobre el Brexit

Efe
-

Una marcha multitudinaria por las calles de Londres clama contra el Parlamento y pide una segunda votación para tener la oportunidad de decidir si el Reino Unido debe salir de la Unión Europea

El pueblo exige otro referéndum sobre el Brexit - Foto: FACUNDO ARRIZABALAGA

Cientos de miles de personas han salido hoy a las calles de Londres para reclamar la celebración de un segundo referéndum del Brexit en una manifestación convocada por la plataforma cívica People's Vote.
Según los organizadores la marcha, que ha discurrido  bajo el lema "Put it to the people march" ("Ponlo en manos de la gente", en referencia a la decisión sobre el divorcio), ha congregado a más de un millón de personas en el centro de la capital británica.
La manifestación arrancó desde Park Lane y ha recorrido la ciudad durante aproximadamente dos horas para culminar frente al Parlamento británico, donde la próxima semana está previsto que los diputados se pronuncien por tercera vez sobre el acuerdo de la primera ministra, Theresa May.

El pueblo exige otro referéndum sobre el Brexit


La coordinadora de la campaña Our Future, Our Choice, que aboga por la celebración de un segundo referéndum, Teo Benea, acudió a la marcha con una pancarta en la que podía leerse: "Los trabajadores europeos sustentan la economía... de verdad queréis que nos vayamos?".
Esta joven originaria de Rumanía ha explicado que no ha conocido una situación política similar en los 10 años que lleva en el Reino Unido.
"Me siento optimista porque creo que la gente se está dando cuenta de las consecuencias que puede tener el Brexit, aunque al mismo tiempo me siento desmoralizada de que en los últimos tres años el gobierno no haya sido capaz de solucionarlo", señaló.
A juicio de Benea, politóloga de profesión, la gestión del "brexit" ha hecho que el Reino Unido haya perdido parte de su reputación internacional.
"Creo que muchos países están pensando: '¿por qué el Reino Unido se está haciendo esto a sí mismo?'", ha añadido.
A su parecer, la política ha dividido tanto a los ciudadanos que lo difícil a partir de ahora será cómo acabar con esa polarización.
A unos pocos pasos, el escocés Chris Murray, que llegó a Londres en uno de los autobuses que partió la noche de ayer desde Edimburgo, ha coincidido en que el escenario político ha posibilitado hasta tal punto la opción de un salida abrupta que su opinión ha cambiado respecto a la necesidad de volver a las urnas.
"A estas alturas, el año pasado no apoyaba un segundo referéndum, pero con un Brexit sin acuerdo las consecuencias serían terribles", aseguró.
El español Gustavo Vidal decidió apoyar la marcha porque considera que los fundamentos europeos como la libre circulación son beneficiosos.
"Creo en la idea de una Europa conectada con libre circulación de bienes y personas, frente a las decisiones como el Brexit o los muros de (el presidente de Estados Unidos, Donald) Trump, que solo pretenden crear más fronteras entre nosotros", ha sostenido.
Varios políticos se unieron asimismo a la multitudinaria protesta, entre ellos el número dos del Partido Laborista, Tom Watson; la líder del SNP escocés y ministra principal para Escocia, Nicola Sturgeon, el exviceprimer ministro tory"Michael Heseltine, y el alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan.
También participaron miembros del nuevo Grupo Independiente del Parlamento, formado por diputados desertores de los partidos Laborista y Conservador como Chuka Umunna o Anna Soubry, miembros a su vez de la campaña multipartita organizara de la manifestación.

 

Recogida de firmas. En paralelo a esta convocatoria, más de cuatro millones de personas han firmado una petición online al Gobierno en la que pide que revoque el Artículo 50 del Tratado de Lisboa y que se cancele la salida.
Se trata de la petición de este tipo que más firmas ha recabado nunca y ahora está pendiente de una respuesta del Ejecutivo y de que el Parlamento sopese si someter el asunto a un debate en el Parlamento.
Después de que el Consejo Europeo advirtiera al Reino Unido de que tan solo le concederá una prórroga corta, hasta el próximo 22 de mayo, si antes de este 29 de marzo Westminster aprueba el pacto, May se encuentra trabajando en esa dirección.
Si ese plan fracasa, entonces el país deberá decidir antes del 12 de abril si, como reclama la popular petición, revoca el Artículo 50, convoca un referéndum, como gritan hoy las calles de Londres, o solicita una prórroga más larga que obligaría al Reino Unido a participar en las elecciones al Parlamento Europeo, que se celebran del 23 al 26 de mayo.