España admite falta de consenso en el plan económico europeo

Europa Press
-

González Laya reconoce que los miembros de la UE no consiguen acordar las pautas para una recuperación basada en transferencias a los Estados y no en préstamos; como pide el Gobierno y apoyan países como Francia o Portugal

La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya - Foto: Fernando Alvarado

La ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, ha reconocido este viernes que no hay consenso entre los Gobiernos de la UE para que el plan de recuperación económica ante la pandemia de coronavirus se base en transferencias a los Estados y no en préstamos pero ha asegurado que España "dará la batalla".

"Nosotros insistimos en transferencias, otros insisten en préstamos", ha reconocido, añadiendo que España seguirá reclamando que el nuevo fondo europeo otorgue transferencias "porque el problema es el sobreendeudamiento de los Estados como resultado de la crisis".

Según ha dicho, la tesis española también la defienden otros Gobiernos como el francés o el portugués. "Vamos a dar la batalla con la idea del sobreendeudamiento porque no es bueno, porque lo que va a estar en riesgo no es solo el país que se sobreendeuda sino el funcionamiento del mercado interior europeo, que es de todos, y para que funcione tenemos que ser solidarios", ha dicho.

Con todo, también ha subrayado que en el Consejo Europeo de este jueves sí hubo "un consenso bastante amplio" sobre la creación de ese fondo de recuperación y sobre la dotación de ese fondo: "España decía entre un billón y un billón y medio y esos son los términos de la discusión".

A juicio del Gobierno español, en el último mes y medio ha habido un "cambio fundamental" en los términos del debate sobre la ayuda europea a la reconstrucción económica. Hace un mes y medio, ha dicho, había países que no querían crear siquiera instrumentos de ayuda a corto plazo, alegando que ya existe el MEDE, mientras hoy se ha decidido crear líneas del MEDE sin condiciones, un reaseguro para el empleo y avales del BEI para que las pymes tengan acceso a liquidez.

González Laya ha destacado además que los 27 acordaron el jueves que los tres estén operativos el próximo 1 de junio. En cuanto a los instrumentos a largo plazo, ha señalado que fue el 26 de marzo cuando Sánchez lanzó la idea del plan Marshall.

El motivo del cambio, a su juicio, han sido las previsiones del FMI y otros organismos alertando de que "el impacto de la crisis será profundo" y el segundo es la insistencia de España y otros gobiernos en que "en esta crisis no hay norte y sur". "O construimos un escudo que nos proteja a todos o todos nos vamos a hundir", ha insistido.

Preguntada si no teme que algún país dé marcha atrás, ha replicado que no se trata de confiar, sino de insistir y trabajar sobre lo ya construido con argumentos. A su juicio, si se ha abierto paso la idea de que "no hay norte y sur", también se abrirá la de no poner condiciones a los países.

Por otro lado, ha insistido en la tesis de que si es posible el acuerdo en la UE tiene que ser posible un pacto para la reconstrucción en España. Ambos, ha defendido, son necesarios: "los pactos en España nos dan más fuerza en Europa y los pactos en Europa van a ser imprescindibles para la reconstrucción económica y social en España".