Roa recupera tres médicos pero sigue la precariedad

I.M.L.
-
Roa recupera tres médicos pero sigue la precariedad

La Coordinadora por la Sanidad teme que la situación empeore desde abril con falta de médicos por las vacaciones de Semana Santa y el incremento de pacientes por el regreso de mayores a los pueblos

«Estamos mejor que antes y creemos que se va a mejorar». Así resume un facultativo del Centro de Salud de Roa la situación en la que se encuentra tanto la plantilla que cubre esta zona básica de salud, que cuenta con 5.854 cartillas que atender, como las instalaciones en las que prestan servicio, que llegaron a estar sin calefacción en pleno invierno. Los cambios al frente de la Gerencia de Atención Primaria están trasladándose a los ambulatorios, que observan cómo se van solventando las dificultades que soportaban día a día y que impedían a los médicos ofrecer una atención de calidad por la sobresaturación de trabajo.

Si atendemos a las cifras, en el Centro de Salud de Roa han llegado a tener tres bajas laborales, una plaza vacante y un liberado sindical, lo que suma la mitad de la plantilla con la que deberían contar, que es de diez facultativos. A día de ayer, se han formalizado dos contratos de sustitución para cubrir dos plazas y una de las personas que estaba de baja se ha incorporado ya, por lo que cuentan con ocho plazas cubiertas. Eso ha permitido, entre otras cosas, reabrir el consultorio de Sotillo de la Ribera, que también presta servicio a los vecinos de Terradillos de Esgueva y el de Torresandino, cuyo médico estaba de baja. Queda pendiente por reincorporarse el titular que cubre los consultorios de localidades como Fuentecén o Fuentelisendo, que tiene una baja de larga duración.

«Lo que me trasladan los trabajadores del centro de salud es que se está notando el trabajo de la nueva gerencia, la sensación que he notado en ellos es que están contentos en cómo están tomando los medios para solucionar la situación que tenemos», comenta la alcaldesa de Roa, Carmen Miravalles, que ha acudido a todas las concentraciones como una ciudadana más. Esta mejora de la situación también se ha dejado notar en el mantenimiento del edificio que alberga el centro de salud raudense, «también me transmiten que el estado del centro de salud, que estaba dejado de la mano de dios, está mejorando, ya se ha solucionado lo de la calefacción y que cada vez que llaman para algo se soluciona enseguida», apunta Miravalles, que recuerda que la primera localidad que visitó el nuevo equipo de la Gerencia de Atención Primaria fue Roa, lo que fue visto como una declaración de intenciones por parte de las autoridades sanitarias en la provincia.

Mientras, en la capital ribereña, la Coordinadora por la Sanidad retomaba ayer las concentraciones semanales ante los dos centros de salud, que se realizarán de manera semanal, todos los martes de 12 a 12:30 horas. Una convocatoria que contaba con una respuesta discreta, con una cincuentena escasa de usuarios a las puertas de los dos ambulatorios.

Los puntos negros de la Atención Primaria en la capital ribereña siguen estando en el Servicio de Urgencias (SUAP), donde solo cuentan con dos médicos de área trabajando y uno de baja, por lo que «el resto lo cubrimos o los que vienen de fuera o los cuatro de equipos que seguimos haciendo guardias», recuerda Eva María Asensio, coordinadora del Centro de Salud Sur. A ello se suma el servicio de Pediatría, que cuenta con dos facultativos en el Sur y tres en el Norte pero para cubrir las consultas, el que va a reforzar la plantilla «por la mañana viene a un lado y por la tarde en otro, salvo el viernes, que no van al Norte», puntualiza Asensio. El resto de las plazas están cubiertas, 10 en el Sur, 11 en el Norte y 14 en Aranda Rural, donde aún hay un facultativo de baja.