Briviesca amplía a 50.000 euros la cuantía a ayudas sociales

S.F.L.
-

En la celebración del primer pleno virtual, la próxima semana, se aprobarán las nuevas bases que los solicitantes deberán cumplir para beneficiarse de hasta 1.000 euros por familia

Los solicitantes de la subvención deberán estar empadronados en la ciudad con una antigüedad mínima de un año. - Foto: Patricia González

El Ayuntamiento de Briviesca aprobará en el primer pleno -previsto para la próxima semana- la ampliación de la partida presupuestaria destinada a ayudas de urgente necesidad, que aumentará hasta los 50.000 euros. La cuantía económica utilizada para cubrir total o parcialmente situaciones de extrema urgencia y grave necesidad de ciudadanos de la capital burebana era anteriormente de 20.000.

Con la subvención, que se podrá solicitar una vez esté aprobada y publicada en el Boletín Oficial de la Provincia, el equipo de gobierno local pretende atender de forma temporal la cobertura de las necesidades básicas de subsistencia de aquellas personas que no pueden hacer frente a  gastos específicos e inaplazables.

Algunas de las bases más estrictas a cumplir para optar a la ayuda se van a rebajar para que el mayor número de vecinos pueda beneficiarse de ella. Así, la concesión de la prestación no se efectuará en régimen de concurrencia competitiva sino teniendo en cuenta las situaciones personales de cada solicitante y será obligatorio que se encuentren empadronados en el municipio con una antigüedad mínima de un año.

La cuantía máxima que el Consistorio establecerá para cada una de las ayudas será de 1.000 euros para los casos más justificados. El lunes, la Concejalía de Bienestar y Salud celebró una comisión informativa vía telemática para tratar diversos asuntos sobre la situación en la que se encuentra la ciudad y los vecinos por el estado de alarma. «Las bases se publicarán en el tablón de anuncios del Consistorio, tanto físico como virtual,  para que llegue al máximo de colectivos», declara Casilda Martínez, la edil encargada de la gestión del área.

Recibidas las peticiones dentro del plazo que se establezca, se procederá al estudio y valoración de las situaciones alegadas y a la emisión del dictamen técnico sobre la concesión o denegación de la ayuda. El Ceas se encarga de realizar dicha labor y de redactar un informe exhaustivo de cada caso y una vez completado, lo deriva al Ayuntamiento.

Tras la toma de posesión en el cargo de la edil y al ponerse al día en los distintos asuntos que la competen, comprobó que durante varios años las subvenciones han quedado prácticamente desiertas.  «Fue una de las sorpresa que me llevé cuando comencé a trabajar en esta concejalía», manifiesta la política, que ha tenido la oportunidad de comprobar como todos los años queda por repartir parte de la cuantía destinada para este fin. «Incluso hubo un año que nadie la solicitó», expone asombrada.

Tras la reunión del lunes, tanto ella como los demás compañeros del gobierno local consideraron que algunos puntos de las bases resultan demasiado estrictos ante la complicada situación que vive el país como consecuencia de la COVID-19. Por ello, varios se modificarán, aunque no quiere decir que se mantengan para las siguientes convocatorias. «Había una serie de condiciones que veíamos incluso obsoletas», añade la edil.

Para añadir capital a una partida hay que detraerlo de otro capítulo. En ese caso, el Ayuntamiento briviescano ha optado por destinar el total de fondos de contingencia, que asciende a 50.000 euros, íntegramente a todo lo relacionado con la pandemia. Se trata de un capítulo que recoge los créditos para la atención de necesidades imprevistas, inaplazables y no discrecionales que surjan a lo largo del ejercicio, para las que no exista crédito presupuestario o el previsto resulte insuficientes.

De tal cantidad, 20.000 euros se designarán para gastos corrientes de desinfección, adquisición de mascarillas y equipos de protección para los vecinos del municipio. Los 30.000 restantes irán para las ayudas sociales. «No existe ninguna ley que impida que otras partidas las destinemos a asuntos sociales. Es el primer paso que el Ayuntamiento ha tomado y en función de lo que se vaya necesitando se irán modificando otras partidas no utilizadas o créditos disponibles», manifiesta Marcos Peña, concejal de Hacienda de Briviesca.