Las armas están sobre la mesa

SPC
-

El chavismo recuerda que el Ejército está de su lado y que responderá cualquier ataque exterior, mientras la oposición denuncia un bloqueo de los militares a la entrada de ayuda humanitaria

Las armas están sobre la mesa - Foto: HANDOUT

 

Mientras Venezuela sigue inmersa en una crisis política en la que el oficialismo y la oposición reivindican el poder, el chavismo quiso ayer lanzar un mensaje al mundo ante el temor de que pueda producirse una invasión militar, asegurando que está dispuesto a «tomar los fusiles» para defender «la patria» y alertando de que cualquier fuerza extranjera «será repelida».
«Estamos preparados y dispuestos para enfrentar en el terreno que sea necesario los intentos del imperio y sus aliados de invadirnos, de desatar una guerra en nuestro territorio. Si tenemos que tomar los fusiles, lo haremos, que nadie lo dude», indicó Adán Chávez, hermano del fallecido presidente Hugo Chávez y dirigente de la Asamblea Nacional Constituyente.
Unas palabras que fueron secundadas por el líder de dicha Cámara -creada por Nicolás Maduro como contraposición al Parlamento electo-, Diosdado Cabello, quien advirtió: «Cualquier unidad militar que intente penetrar a nuestro país será repelida y nuestro territorio será defendido por nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana».
Cabello también tuvo palabras para el autoproclamado presidente, Juan Guaidó, al que recordó que el Ejército está del lado del Gobierno. «Mire señor Guaidó: usted no ha escuchado el silbido de una bala cerca», apuntó al señalar que «una cosa es llamar al diablo y otro verlo venir de allá contoneándose».
Por otro lado, la Constituyente puso en marcha una comisión para que realice una consulta ciudadana que defina la convocatoria de elecciones legislativas, con el fin de adelantar los comicios y buscar arrebatar a la oposición el control del Parlamento. También impugnó ante el Tribunal de Justicia de la UE las sanciones que los países del bloque comunitaria han impuesto a la nación caribeña.
Entre tanto, Guaidó prosiguió con sus pasos para intentar llevar adelante el proceso de cambio político, que calificó de «irreversible».
Eso sí, comenzó a ejercer como jefe del Ejecutivo al ordenar a las Fuerzas Armadas que permitan el ingreso en el país de la ayuda humanitaria que ha comenzado a reunirse en los centros de acopio y que, según la oposición, está bloqueada por los militares en el puente fronterizo de Tienditas, una moderna infraestructura sin estrenar que une Venezuela con Colombia.
«De nuevo a las Fuerzas Armadas una orden directa en este momento: permitan que ingrese la necesaria ayuda humanitaria para atender a sus familias, a su hermana, a su mamá, a su esposa, que seguramente necesita insumos y que algunos, lamentablemente, seguro también tendrá algunas afecciones», espetó el antichavista.
También el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, denunció este bloqueo, al asegurar que «los militares venezolanos a las órdenes de Maduro están parando la ayuda con camiones y contenedores».