scorecardresearch

Requisan 27 kilos de hachís en el bar Coyote de Aranda

DB
-

En la operación han sido detenidas 6 personas, entre ellas una madre y tres hijos. La droga era introducida personalmente desde Marruecos por miembros de la banda

El bar ha quedado precintado. - Foto: DB

La Comisaría de Policía Nacional de Aranda de Duero, en una operación conjunta con la Comisaría Provincial de Burgos y en colaboración de las Comisarías Provinciales de Ávila y Madrid, ha desarticulado una trama de tráfico de hachís en Aranda de Duero tras seis meses de investigación, que han terminado con la detención, el pasado lunes 16 de septiembre, festivo en la capital ribereña, de seis personas, y la incautación de 27 kilos de hachís y 10.000 euros en metálico.  

Las detenciones se han practicado conjuntamente en las localidades de Aranda de Duero y Navas del Marqués (Ávila). En la ciudad ribereña se arrestó a dos varones que presuntamente actuaban como traficantes y vendedores de la droga, y a otro que posiblemente sería el encargado de custodiar el hachís. En Navas del Marqués, la Policía Nacional procedió a la detención de otras tres personas: un hombre, residente en Aranda de Duero, otro hombre, hermano de dos de los detenidos en Aranda de Duero, y una mujer, madre de tres de los detenidos.

La actuación conjunta se llevó a cabo en estas dos localidades castellanas y leonesas, así como en Collado Mediano (Madrid), donde no hubo detenidos y los registros dieron resultado negativo.   

Sin embargo, en Aranda de Duero se incautaron 27 kilos de hachís y 3.500 euros en metálico. Del mismo modo, en Navas del Marqués, lugar en el que se organizaba la actividad del grupo y donde se guardaba el dinero, se requisaron 6.500 euros.   

La operación ha sido nombrada operación Coyote, ya que el hachís se vendía en un bar de la localidad ribereña del mismo nombre. La Policía Nacional sospechaba del menudeo de droga en este local, pues había levantado en más de una ocasión actas por consumo y tenencia de drogas, tanto a algún cliente a la salida del bar, como a los camareros.   

En el mes de marzo se solicitó la correspondiente autorización judicial al juzgado de Aranda de Duero para poder llevar a cabo una investigación policial y realizar así vigilancias, seguimientos e interceptaciones telefónicas.   Las investigaciones pusieron de manifiesto la existencia de una trama criminal familiar dedicada al tráfico de hachís, que introducían directa y personalmente desde Marruecos.   

Los miembros del grupo residían en varias localidades españolas, particularmente en Aranda de Duero, Navas del Marqués y Collado Mediano, por lo que se solicitó apoyo a la Comisaría Provincial de Burgos colaboración a las de Ávila y Madrid, para poder llevar a cabo las investigaciones, identificar a los autores e incautar la droga.