Mirando al futuro

N.L.V. / Baños de Valdearados
-

Los expertos piden que se garantice la seguridad de piezas como la de Baños y, si no, que se trasladen a un museo • Desde el pueblo se anuncia que se mantendrá la fiesta de agosto

El Ayuntamiento de momento ha decidido suspender las visitas al mosaico expoliado en la villa de Santa Cruz. - Foto: DB

Mientras las autoridades continúan adelante con las investigaciones para intentar esclarecer lo sucedido en el Mosaico de Baco de la villa romana de Santa Cruz, de Baños de Valdearados, el lamentable acontecimiento que ha supuesto el robo de la escena central de esta pieza de 16 siglos de antigüedad ha provocado que se abran un sinfín de interrogantes sobre qué deparará el futuro a esta joya bajoimperial.
Todas las reflexiones tienen un elemento común, el deseo de que reaparezca lo sustraído, el lienzo que representa el regreso victorioso del dios Baco de la India y las de los vientos Zefyrus y Eurus, puedan reintegrarse a su espacio y, de una y otra forma, el mosaico vuelva a lucir en todo su esplendor tras someterse a la pertinente restauración.
Sin embargo, además de este planteamiento, entre los expertos preocupa la seguridad del yacimiento. En este sentido Guadalupe López, una de las principales conocedoras de la pieza, investigadora científica del Instituto de Historia. Centro de Ciencias Humanas y Sociales del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, apuesta por que «puedan recuperarse las partes robadas y que el mosaico se restaure y se conserve como hasta ahora in situ». Sin embargo, matiza que esto debe hacerse «con todas las garantías de vigilancia. Si no, mejor llevarlo al Museo de Burgos, como el mosaico de Cardeñajimeno».
López, quien se reconoce «consternada» por lo sucedido con un mosaico que ha estudiado en dos ocasiones, una en el Corpus de Mosaicos romanos de España, vol. 12. Mosaicos de Burgos (Madrid-CSIC 1998), considera que cualquier robo es una tropelía, pero en este caso «han causado un daño irreparable, mutilando un mosaico espléndido», de gran interés artístico y temático.
Lejos de los foros más especializados, en el día a día de Baños de Valdearados la incertidumbre protagoniza las jornadas siguientes al expolio. De hecho, su alcalde, Lorenzo Izcara, reconoce que no se ha tomado más decisión que reparar la estructura de madera que protege el yacimiento, cerrando el butrón por el que accedieron los cacos y, de momento, suspender las visitas a la villa de Santa Cruz, «aunque si alguien viene y nos llama, le puedo enseñar lo que hay».
No descarta que, ya en enero, se convoque un pleno extraordinario para condenar de forma oficial lo sucedido y pospone cualquier reivindicación, en materia de seguridad o de cualquier otro tipo, a la visita el lunes del delegado de la Junta en Burgos, Baudilio Fernández-Mardomingo. «Si se puede mejorar, entre todos podemos plantearlo y hacer lo que se pueda», recalca el primer edil.

Fiesta reividnicativa

El suceso ha afectado especialmente a los integrantes de la Asociación Dios Baco, que cada año desde hace casi una década promueve una fiesta en agosto para exigir que se retomen las excavaciones de la villa de Santa Cruz y se ponga en valor el yacimiento para que se convierta en un recurso turístico del municipio. «Nos han dejado sin lo poquito que teníamos en el pueblo. Ahora parece que se está poniendo en valor, que es uno de los más importantes de España y Europa, pero no han hecho caso de lo que había ahí», valora Manuel Martínez, uno de los impulsores de la idea, quien reconoce que en general en el pueblo aún se está asimilando lo que ha ocurrido «y no acabas de creértelo todavía».
En cualquier caso, considera que ahora, con más motivo que nunca, hay que seguir adelante con la fiesta estival y las reivindicaciones que conlleva. «Creo que seguirá adelante, no hay por qué dejarla, y este año, más que nunca, reivindicaremos lo que haga falta», asevera Martínez.