Cargando móviles desde Presencio

G. ARCE
-

Alfonso Ortega, emprendedor hecho a sí mismo, ha montado su empresa en su pueblo, en una antigua cochera, desde la que comercializa a toda España y aspira a saltar a Latinoamérica

Alfonso Ortega montó su empresa de venta y alquiler de equipos cargamóviles como un reto personal tras afrontar un cáncer. - Foto: Luis López Araico

La conjunción de circunstancias a la hora de crear una empresa puede ser digna de novela. Alfonso Ortega se fue hace tres años a conocer Australia, un viaje que para él cobraba especial importancia, pues este joven de 42 años luchaba contra un cáncer. La luz se le encendió en una discoteca, cuando vio en la entrada del local un dispositivo con varias taquillas con cerradura habilitadas para cargar las baterías de los teléfonos móviles de los clientes (previo pago con tarjeta de crédito). "Mi cuerpo me pedía hacer algo. Vi aquello y decidí hacerlo en España", sentencia.  

De regreso, se informó sobre la tecnología para la recarga de dispositivos móviles..., y creó una patente, pero de modelo de utilidad, "pues en esto está todo patentado". La idea está vigente en el mercado, aprobada por la Oficina Española de Patentes y Marcas, desde febrero de 2018 y, básicamente, consiste en una taquilla de carga de móviles por cable dividida en compartimentos cerrados que se vende personalizada, a gusto del cliente y de sus necesidades. Las hay hasta con las puertas de la Catedral...

Alfonso Ortega instaló la sede de Desarrollos Solher S.L., que comercializa online a través de las marcas Cargo tu móvil y Tecnoloop, en una cochera que alquiló y acondicionó por su cuenta al lado de su casa, en el pueblo de Presencio. Con apoyo de Sodebur y del servicio de Emprendedores de Caja de Burgos se lanzó a la comercialización y alquiler de equipos por toda España a través de internet, con distribuidores propios y haciendo muchos kilómetros al coche. Ahora está inmerso en su desembarco en el mercado latinoamericano con potenciales franquicias en Chile, en Honduras o en México.

"Creé la empresa enfocada al sector de hostelería pero no me funcionó y pronto diversifiqué y me enfoqué a clientes como los aeropuertos, las estaciones de metro, las estaciones de ferrocarril, los hospitales, los gimnasios...".  En su primer intento se encontró con la dificultad de competir con las grandes empresas de bebidas, que suelen proporcionar a sus establecimientos franquiciados soluciones para la carga de móviles: servilleteros, portamenús, mesas de terraza o sombrillas que brindan un enchufe mientras el usuario toma su consumición.

Ante esta competencia, optó por las estaciones de carga personalizadas para cada cliente y por una aplicación de móvil que geolocaliza al usuario y le informa sobre los puntos de recarga más cercanos. En Burgos, muestra orgulloso, ya hay varios establecimientos hosteleros con sus soluciones.   

Su última aventura es diseñar muebles que incorporan conectores para todo tipo de móviles, enfocados para los hoteles y empresas. Asimismo, está inmerso en un proyecto con una firma argentina que está diseñando unos armarios en los que se ‘archivan’ tablets para su recarga. "Estamos diseñando 30 para una empresa de Barcelona para enchufar de 700 unidades".  

"No me da para más". Alfonso trabaja solo. Es más, compagina las tareas de su empresa con las de comercial. "No me da para más, aunque estoy facturando. Vendo en todos los sitios menos en Burgos". El turismo y los grandes eventos son también líneas de negocios. "Aquí no me han incluido ni como proveedor de servicios para el Ayuntamiento o el Fórum Evolución".

Es un emprendedor hecho a sí mismo, al que no le cuadra mucho el romanticismo de la España vaciada y sin oportunidades. Tiene bachillerato, conocimientos en electrónica e instinto fino para la venta. "Con todo esto me gustaría conseguir la libertad financiera. Pero lo primero es curarme y estoy en camino".