Roglic no da cabida a las sorpresas

Carlos de Torres (EFE)
-

El esloveno del Jumbo Visma vence en la contrarreloj de Pau y se enfunda el maillot rojo de líder

Roglic no da cabida a las sorpresas - Foto: Javier Lizón

Primoz Roglic (Jumbo Visma) acudió puntual a la cita clave de la crono de Pau, donde cumplió con el cartel de favorito tras arrasar a sus rivales directos con un vuelo rasante a 46 por hora en los 36,2 kilómetros de recorrido que le permitió convertirse en el sexto maillot rojo de la Vuelta.
Imbatible de principio a fin, Roglic, un antiguo saltador de esquí de 29 años, no desaprovechó su día, ese marcado de antemano por su condición de especialista. Con un tiempo de 48,34 minutos cerró el debate y atizó al póker de rivales directos. Marcó en meta un tiempo de 47,05 minutos, justificando el temor manifestado por sus enemigos en la jornada de descanso.
Por la etapa se colaron en las primeras posiciones el neozelandés Patrick Bevin (CCC) y el francés Remy Cavagna (Deceuninck), segundo y tercero a 25 y 27 segundos respectivamente. El mejor español fue Marc Soler (Movistar), octavo a 1,22 minutos.


Implacable

El destrozo a los gallos de la general se encuentra a partir del puesto 11, lugar que ocupó el esloveno de moda, de 20 años, Tadej Pogacar (Emirates), a 1,29. A partir de ahí se clasificó Alejandro Valverde (Movistar), a 1,39, dentro de las pérdidas previsibles.
El colombiano Miguel Ángel Superman López tuvo esta vez plomo en la capa y voló con dificultad en el sinuoso trayecto entre los Viñedos de Jurançon a Pau hasta dejarse con Roglic 2 minutos. El jefe del Astana fue doblado por el nuevo líder aunque sin duda el trago más amargo se lo pegó Nairo Quintana (Movistar), el peor de los ilustres.
Le pesó la roja a Quintana, atrancado desde el principio. Perdió 3,06 minutos en meta y bajó del primer al cuarto puesto de la general a 3 minutos de Roglic. El ciclista boyacense, superado por Valverde en 28 segundos tendrá que quemar sus naves en la montaña del norte si se quiere despedir del equipo con un lugar en el podio.
Otro inquilino en lo más alto del podio. Roglic es el sexto líder en la presente edición. El ciclista de Zagorje, que cerró el círculo de victorias en las tres grandes en Pau, encarrila su aspiración de vencer en una prueba de tres semanas.
En la undécima etapa que vuelve a entrar en España por Vavarra tras la incursión francesa, Roglic empezará a gestionar una suculenta renta de 1,52 minutos sobre Valverde, 2,11 a Superman López, 3 respecto a Quintana y 3,05 sobre el talento esloveno Pogacar, quien fue de más o menos y terminó pagando el esfuerzo.


El camino al triunfo

El recorrido entre Jurançon y Pau era el menos desagradable posible para los escaladores, ya que los repechos eran numerosos, las curvas cerradas en algún tramo, y con poco llano goloso para los especialistas. De ahí que Valverde, Quintana y Superman aceptaran de antemano que iban a perder tiempo, pero como mucho en torno al minuto y medio.
Enseguida se vio que el paso de Roglic era firme y que el destrozo podría ser más amplio de lo esperado. En el kilómetro 11, donde marcó 18,13, ya había endosado más de un minuto a Superman y 1,26 a Quintana, que había empezado su naufragio. Sin embargo, Valverde solo cedía 38 segundos.
En el 24 Roglic mantuvo el festival con un tiempo de 33,55. Superman y Valverde aumentaban su retraso y Quintana ya estaba en 2,12 de pérdida. Y así hasta meta, donde el nuevo líder se dio el lujo de doblar a López. Supermán hoy fue esloveno.
"Queda mucho todavía y un minuto arriba o abajo no cambia nada", se consolaba Valverde en meta. Pero la renta de Roglic es suculenta. Ahora en las montañas llega en teoría el terreno de los colombianos. Nadie tira la toalla, pero la roja tiene un dueño que ha resistido la primera semana en los puertos y que ha sabido aprovechar su día grande. La montaña del norte tendrá la palabra en la segunda semana de Vuelta.
La undécima etapa se disputa entre Saint Palais y Urdax Dantxarinea con un recorrido de 180 kilómetros.