San Salvador aspira a 600.000 euros más del 1,5% Cultural

S.F.L.
-

La Diputación solicitará a Fomento que financie parte del nuevo proyecto, que contempla la rehabilitación de fachadas y cubiertas del monasterio oniense que dan a la zona de los jardines

Las fachadas del patio de San Íñigo serán rehabilitadas. - Foto: DB

La Diputación Provincial solicitará una nueva ayuda al Ministerio de Fomento, dentro del programa 1,5% Cultural, con el objetivo de continuar con las obras de consolidación y restauración del monasterio San Salvador de Oña. Aunque todavía se desconoce el presupuesto exacto de actuación, el diputado Ramiro Ibáñez afirma que «superarán los 600.000 euros».
En caso de ser aprobada, permitirá centrarse en la rehabilitación de las fachadas y cubiertas de la zona del cenobio que mira a los jardines benedictinos. Complementarían a las obras que se ejecutan en la actualidad, gracias a la ayuda de 200.000 euros concedida por el Estado en 2019. De sufragar la otra mitad del importe de los trabajos -adjudicados por 400.223 euros- se hace cargo la Diputación.
El fin que persigue la administración provincial -la única a nivel nacional que ha logrado el 1,5% Cultural- al presentar una nueva solicitud de ayuda responde a la necesidad de mejorar el estado y que presente uno más atractivo para llamar la atención a posibles inversores.
En su día, la Diputación firmó un convenio con la Fundación del Patrimonio Natural de la Junta con el fin de otorgar el uso del edificio de antiguo noviciado para su rehabilitación como albergue turístico. Esta idea continúa paralizada y se desconoce si finalmente se ejecutará. «Con un lavado de cara importante puede que alguna fundación, asociación o empresa vea en esta joya el lugar idóneo para desarrollar un proyecto», manifiesta Ibáñez.
mejoras. Valuarte ha comenzado con los trabajos y según el político del PP, Fomento ha contactado con la administración provincial para manifestar el agrado que conlleva que las obras en San Salvador sean las más avanzadas de todas las que han sido objeto de la subvención. Comenzaron hace un mes y  dentro de los próximos ocho el recorrido ampliado, la nueva sala de exposiciones y la recepción para atender a los turistas deberán estar terminados.
Las labores que se realizan hoy en día contemplan la eliminación de barreras arquitectónicas en las escaleras de la entrada al monasterio. También la adecuación de una entrada al claustro neoclásico -o romano- y desde allí, otra a una sala para exposiciones y usos culturales y al patio de San Íñigo. Asimismo, los abetos se suprimirán porque alcanzan una altura desmesurada, quitan luz y favorecen a la aparición de humedades.
La Diputación defiende estos trabajos y los que vayan surgiendo como una iniciativa que intenta «fomentar y difundir» la existencia del monasterio, su evolución y la importancia que representa en la historia de Castilla. «Con el nuevo proyecto pretendemos recuperar otra parte importante del inmueble para darle unos valores culturales y turísticos apropiados a un edificio de tan gran esplendor», añade el diputado.
Algunas de las cubiertas presentaban cuatro zonas localizadas de goteras. La empresa Vicarios, de Terrazos de Bureba, ha solventado el problema en poco más de dos meses en una obra menor cuyo presupuesto ascendió a 45.000 euros. Esta semana se darán por concluidos los trabajos.