El Madrid condena al Espanyol en 15 minutos

SPC
-

Un buen arranque de los blancos lastra las ilusiones de los 'pericos', en un gran duelo de Benzema

El Madrid condena al Espanyol en 15 minutos - Foto: Enric Fontcuberta.

El Real Madrid condenó ayer al Espanyol en el RCDE Stadium en 15 minutos, al adelantarse con goles de Benzema y Sergio Ramos, que cortó de raíz la reacción local con el 1-3 justo antes del descanso y sentenció con una diana de Bale en la reanudación.
De nada le sirvió al anfitrión jugar contra 10 tras la expulsión de Varane en el 72 ni tampoco el tanto de Rosales en el 81. El triunfo supone el tercero seguido del cuadro blanco en la Liga, mientras que los ‘pericos’ viven su peor momento: tres puntos de los últimos 30.
El cuadro madrileño tardó cuatro minutos en enfriar el feudo blanquiazul. Modric encaró la portería contraria y, con metros por delante y sorprendentemente sin oposición de la defensa, decidió probar fortuna contra Diego López. El meta despejó el tiro, pero el rechace acabó en las botas de Benzema y el balón en el fondo de la red.
Los de Solari dominaban el partido con comodidad y el Espanyol estaba perdido, sin dirección ni ocasiones.
Pero, sobre todo, sin defensa. La zaga catalana, con numerosas bajas, no tenía su día y pagó la factura pronto. Sergio Ramos, en el minuto 15, engordó el marcador tras un saque de esquina con un cabezazo al segundo palo.
El bloque local trabajaba para interrumpir el cuento de hadas del Real Madrid. Fue Leo Baptistao, que sumaba casi una vuelta sin marcar, el que reanimó el choque en el minuto 25. 
La diana dio alas al anfitrión, más despierto y descarado buscando examinar de nuevo al internacional belga. Cuando el tiempo añadido ya lucía en el luminoso y todo parecía sentenciado en la primera mitad, el ‘Gato’ se escoró a la banda y dibujó una colocadísima rosca. Sorprendió a Diego López y oxigenó a los suyos.
En la reanudación, los de Solari ya tenían el trabajo hecho. Aún así, el repertorio ofensivo de los blancos se seguía imponiendo en Cornellá. El Espanyol estaba obligado a atacar y eso suponía una buena oportunidad para los arietes del Madrid.
Con este plácido escenario, Solari dio entrada a Bale. El galés no tardó en celebrar su regreso con el cuarto gol.
El cuadro ‘perico’ se sobrepuso pronto. Una carrera de Piatti acabó con una falta y con Varane expulsado con roja directa. El ataque local insistía y obtuvo premio, pero no fue suficiente.
Rosales marcó en el 81, gracias al VAR, pero la machada fue imposible y los puntos volaron a Madrid.