scorecardresearch

San Antón y San Lesmes, sin el calor popular

I.L.H.
-

Báculo y Tito de Oro se suspenden por primera vez y las fiestas se reducen a las misas con aforo reducido y algún otro acto alternativo

Olvídense de juntarse en San Juan para honrar al patrón de la ciudad. - Foto: Luis López Araico

Por primera vez en 33 y 20 años no habrá Báculo de Oro por san Lesmes ni Tito -también dorado- por san Antón. La pandemia se lleva por delante las celebraciones populares y populosas de ambas efemérides por imperativo legal (imposible evitar las aglomeraciones en el reparto de titos de Gamonal y en el de pinchos en San Juan), pero también los actos de reconocimiento que van unidos a san Antón y san Lesmes.

La Federación de Peñas y Asociaciones de San Lesmes ha descartado otorgar este año el Báculo de Oro porque «no nos parece adecuado si apenas va a haber actos por san Lesmes», detalla Roberto Balbás. Las circunstancias tampoco les han permitido reunirse para presentar candidaturas y, aunque habían barajado la posibilidad de distinguir sin deliberación, premiando a la Catedral por su 800 cumpleaños, no encuentran el atractivo a un acto que se vería deslucido ante los aforos de hoy o los que pueda haber en febrero.

Desde la concejalía de Festejos prevén «salvar los actos puramente institucionales» como el pregón y la misa en la iglesia de San Lesmes. Más allá de eso barajan la posibilidad de organizar «alguna exposición o concierto con las estrictas medidas de seguridad que las circunstancias exigen», apuntan. 

El Tito de Oro se daba a conocer el día de San Antón (17 de enero) y se entregaba en Las Candelas, con la iglesia a rebosar. El Tito de Oro se daba a conocer el día de San Antón (17 de enero) y se entregaba en Las Candelas, con la iglesia a rebosar. - Foto: Alberto Rodrigo

Tampoco tienen claro en la Federación de San Lesmes si el acto en homenaje a Diego Porcelos que estrenaron hace un par de años lo harán por su cuenta, depositando un ramos sin más, o si «merece la pena mantenerlo este año».

En Gamonal llevan desde 2002, cuando la cofradía de San Antón cumplió 500 años, otorgando el Tito de Oro. Aducen las mismas razones para suspender el acto que celebran el día de Las Candelas: «No va tener el esplendor que se merece. Además, el aforo de la iglesia ahora es de 70 personas, y si acuden los premiados de años anteriores y la cofradía no cabe nadie más», afirma Miguel Vallecillo, que tampoco recuerda que en los últimos 50 años se haya suspendido nunca el reparto de titos. 

Mascotas. Se mantiene la liturgia religiosa de san Antón, tanto las vísperas del sábado 16 como la eucaristía del domingo 17. Y se deja sin efecto la bendición popular de mascotas: «No se niega la bendición, pero no se hará de forma masiva», señala el párroco, Marcos Pérez. En la iglesia de San Antonio Abad de Las Huelgas darán las bendiciones de forma ordenada, y celebrarán al santo sin más programa que la misa y el reparto de panecillos.