La Euroliga se disputará en julio

Europa Press
-

La organización, pese al optimismo, no descarta suspender el torneo

La Euroliga se disputará en julio

La Junta Ejecutiva de la Euroliga aprobó ayer su ‘hoja de ruta’ para finalizar la temporada, que pasa por disputar lo que resta durante el mes de julio y en una sede única, fijando el 24 de mayo como fecha límite para decidir si sigue adelante con ese plan o si, por el contrario, se cancela la competición por culpa del coronavirus.
La compañía organizadora de la Euroliga y la Eurocup se han dado un mes de plazo para decidir si las dos máximas competiciones europeas se pueden reanudar. Un plazo similar al anunciado esta semana por la Liga Endesa, que antes del 31 de mayo fijará si sigue adelante con una novedosa fase final de 12 equipos o si se ve obligada a la cancelación.
Si los dos torneos continentales siguen adelante, el calendario pasa por un período hábil de posible cuarentena hasta el 11 de junio. Un día después se iniciaría una peculiar ‘pretemporada’ que abarcaría del 12 de junio al 2 de julio y, dos días después, empezarían los partidos.
En el caso de la Euroliga, entre los días 4 y 26 de julio se disputarían primero los 54 choques restantes de fase regular y posteriormente la ‘Final a Ocho’ que decidirá el campeón a partido único a partir de cuartos de final. Todo ello en una sede única aún por anunciar y a puerta cerrada. Condiciones similares se han acordado para la Eurocup, que finalizaría el 17 de julio al contar con menos partidos.
«Los miembros de la Junta Ejecutiva acordaron por unanimidad que las competiciones solo se reanudarán si las autoridades de salud pública y los gobiernos locales pertinentes lo permiten», subrayó la Euroliga en un comunicado, en el que se anunció un acuerdo entre los clubes y la Asociación de Jugadores de la Euroliga (ELPA) que establece una serie de obligaciones y garantías mínimas para ambas partes mientras se prolongue la temporada 2019-20.
Así, mientras las competiciones permanecen suspendidas se establecen dos normas. La primera, que los jugadores pueden regresar a sus ciudades de origen temporalmente bajo su responsabilidad. La segunda, que se posponen los pagos pendientes por salarios.
En caso de que se den «las condiciones de salud y seguridad necesarias» para reanudar la competición, los contratos que fueran a concluir quedarían automáticamente extendidos hasta el 31 de julio. 
Por contra, si la Euroliga no puede reanudarse y se ve abocada a la cancelación, los clubes pagarán el 80 por ciento de los salarios base de los jugadores durante el resto de la temporada 2019-20. 
El presidente de la Euroliga, Jordi Bertomeu, destacó este «importante acuerdo». «Todos estamos sufriendo juntos como un equipo y estoy orgulloso de que toda la familia de la Euroliga permanecerá unida en estos tiempos difíciles», subrayó el alto directivo.