Urgen reforzar la inspección en la Aduana ante el Brexit

L.M.
-

La Cámara de Comercio trasladó ayer al subdelegado del Gobierno la necesidad de cubrir tres puestos del servicio paraduanero, especialmente el fitosanitario y en sanidad exterior

El encuentro se celebró ayer por la mañana en la sede de la Subdelegación del Gobierno en Burgos. - Foto: DB

Si nadie lo impide, Reino Unido abandonará el próximo viernes 31 de enero la Unión Europea. Tras el referéndum al que se sometió el pueblo británico hace dos años, el Ejecutivo de Boris Johnson tiene decidido ejecutar la salida a finales del primer mes de 2020, lo que se traducirá en una alteración de la economía de la eurozona. Para estar prevenidos y que el conocido Brexit no pille a los empresario ni al Centro de Transporte y Aduana de Burgos (Cetabsa) por sorpresa, este órgano se reunió ayer con la Cámara de Comercio y con el subdelegado del Gobierno en la provincia para plantearle hasta cuatro cuestiones prioritarias, y que requieren de la presión de Pedro Luis de la Fuente con el Gobierno del también socialista Pedro Sánchez.
Uno de los principales temas a tratar fue la reposición de los servicios de inspección paraduaneros -antes de la presentación de los despachos de aduanas-, que se han dejado de prestar en el Centro de Transporte de Burgos y cuya necesidad se volverá fundamental una vez se complete el Brexit. Según Nacho San Millán, gerente de Asercomex y miembro del Pleno de la Cámara de Comercio, se requieren para el centro situado en Villafría tres perfiles: un inspector en veterinaria, otro que dependa de sanidad humana y otro fitosanitario. Existen muchas tipologías de inspecciones paraduaneras, aunque las más comunes son las del área de veterinaria (control de animales vivos, productos de origen animal, y otros productos destinados a la alimentación animal), farmacia (control y vigilancia sobre medicamentos para consumo humano, las materias primas para su fabricación, productos sanitarios, cosméticos y de higiene personal), fitosanitario (regula el ingreso de plantas, semillas, productos de origen vegetal no transformados y productos químicos para la agricultura) y sanitario (regula productos destinados a consumo humano, en concordancia con la normativa vigente). «Contar con esas tres personas es muy necesario. Vamos a tener todo el año para negociar con el Gobierno y poder contar con esos servicios», explica San Millán, que apunta que en otras plazas similares y ‘rivales’ de Burgos como Irún o Vitoria ya cuentan con esos refuerzos. En la misma línea se muestra José María Vicente, secretario de la Cámara de Comercio, que se mostró muy satisfecho con el encuentro e invitó al subdelegado a visitar Cetabsa en los próximos días.

Tren frigorífico. Otra de las cuestiones que se pusieron encima de la mesa, y que más prisa corre a los empresarios burgaleses que operan en la Aduana y el Centro de Transporte, es la habilitación de un recinto aduanero en la terminal de contenedores del Puerto Seco, que se completará con la entrada en funcionamiento de un tren frigorífico entre Villafría y Barcelona que sirva al grupo Campofrío.
Por último, y más pensando en un medio y largo plazo, los representantes de la Cámara de Comercio reclamaron al subdelegado la creación de un Puesto de Inspección Fronteriza (PIF) en el aeropuerto de Burgos. Este servicio permitirá que las mercancías en importación, tanto de origen animal como productos lácteos, pasen un primer control en frontera una vez entran a la Unión Europea. Este caso, si se da la oportunidad de traer mercancías vía avión, deberá acondicionarse para que estas puedan pasar los respectivos controles. «Salimos muy contentos», sentencian San Millán y Vicente.