El 16% de las consultas de Primaria, con el cartel 'cerrado'

G.G.U.
-

En los centros de salud de la capital había ayer 18 facultativos menos. En la mayor parte, sin sustituciones

El 16% de las consultas de Primaria, con el cartel 'cerrado' - Foto: Alberto Rodrigo

En 18 de las 114 consultas de Medicina General de los once centros de salud de la capital colgaban ayer por la mañana carteles de reparto de cupo u otros como «Consulta suspendida. Pregunten en Admisión», «Médico ausente sin sustituir. Ubicación de pacientes citados, preguntar en el mostrador» o, directamente, «Consulta cerrada». Esto quiere decir que la Atención Primaria de la capital atendió ayer con un 16% menos de los médicos de cabecera que le corresponden, ausentes por bajas o vacaciones, entre otras circunstancias. Y solo en una minoría de los casos se informaba sobre el profesional que iba a atender y dónde, en ausencia del titular de la plaza.
Este párrafo refleja la situación de los ambulatorios urbanos entre las 11.30 y las 14.00 horas de ayer, pero los profesionales afirman que se trata de una circunstancia habitual y, de hecho, en las últimas semanas están subrayando que es la principal causa de la sobrecarga laboral que denuncian. Así, es probable que si el recorrido se hiciera hoy o mañana, el resultado fuera muy semejante. Y prueba de ello es que espacios como el centro de salud de Gamonal-Antigua tenga carteles colgados en los que pide a los pacientes que «si su médico está de vacaciones y puede esperar, solicite cita cuando regrese».
En cualquier caso, en la franja horaria señalada, este periódico solo encontró dos centros de salud al completo: Las Huelgas, que con sus cuatro médicos es el más pequeño (las salas de espera estaban muy tranquilas, salvo la pediátrica) y Comuneros, que es de los grandes y, al menos en apariencia, contaba con todos sus efectivos. En el resto, había entre dos y cuatro ausencias.
Este último era el caso del José Luis Santamaría (en Casa la Vega), donde a última hora de la mañana había cuatro consultas sin titular y tres de ellas cerradas. Es decir, solo en una había datos concretos sobre cómo se repartía el cupo de pacientes del facultativo ausente. Otro tanto sucedía en el Cristóbal Acosta, en el que 4 de los 11 despachos de atención médica estaban cerrados. Y, de nuevo, solo en uno había indicaciones sobre quién era el responsable de hacerse cargo de esa agenda de pacientes.
La mañana tampoco fue muy diferente en el ambulatorio anexo al Cristóbal Acosta, el López Saiz, también de los grandes de la ciudad. En este caso, tres de las once salas dedicadas a la Medicina de Familia y Comunitaria cortaban el paso con el cartel de «Médico ausente sin sustituir. Ubicación de pacientes citados, preguntar en el mostrador». Pero, bien por la hora, bien porque toda la mañana había sido tranquila, en las salas de espera había calma.
centro y gamonal. Todo lo contrario a lo que sucedía en los tres ambulatorios más céntricos: San Agustín, Santa Clara y Los Cubos. En este último caso era donde más personas había sentadas en los pasillos y eso que, a pesar de los temores manifestados por la plantilla la semana pasada, se les garantizó reemplazo para cinco de los seis profesionales ausentes esta semana. Es decir, que  ayer abrieron siete de sus ocho consultas y el cupo de una de las cerradas se repartió entre otras dos profesionales.
La Gerencia de Atención Primaria está ‘cuidando’ este centro del casco histórico, después de que tres de sus facultativas (dos interinas y una titular) renunciaran al trabajo por la sobrecarga laboral que soportan y que, aseguraron, está provocando un deterioro de la atención del que no quieren hacerse responsables. Una decisión con la que pusieron nombre y apellidos al hartazgo generalizado desde hace años, pero sobre todo desde que el pasado 3 de enero se obligara a los médicos de cabecera de la capital a hacer guardias en las urgencias del centro de salud de Gamonal.
En San Agustín, sin embargo, había tres profesionales ausentes con sustituto y un cuarto que no, por lo que la consulta permanecía cerrada. En Santa Clara, ayer también bastante concurrido, no se pasaba consulta en dos de sus doce salas.
 Por último, en los tres espacios sanitarios de Gamonal, de los grandes de la ciudad -suman una treintena de plazas de facultativo- la mañana pareció transcurrir con normalidad. O, al menos, en el momento en el que los recorrió este periódico. Solo en la Antigua había dos profesionales ausentes, pero con cupo repartido.