La plantilla de anestesistas del HUBU, bajo mínimos

G.G.U.
-

El hospital cuenta con 33 efectivos, frente a los 43 de hace un año por estas fechas. «Se está asumiendo toda la actividad, pero con mucho esfuerzo», admite la dirección, que afirma no encontrar sustitutos

La plantilla de anestesistas del HUBU, bajo mínimos - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Un total de 33 anestesistas están asumiendo este verano en el HUBU el trabajo que hace un año hacían 43 efectivos, según reconocen fuentes de la dirección del complejo. Este servicio, nuclear en todo hospital, no ha dejado de perder efectivos en los últimos meses sin que haya sido posible reemplazarlos en la misma proporción. Una situación que ha obligado a encarar el verano con una plantilla en mínimos y que se atribuye a la escasez generalizada en el país de especialistas en Anestesiología y Reanimación. «No hay profesionales disponibles en el mercado laboral», señalaba ayer la directora médica, Carmen Rodríguez, subrayando que «se está asumiendo» todo el trabajo, aunque «con mucho esfuerzo».
De entrada, ha sido necesario «reorganizar toda la actividad en función de los recursos disponibles» y no solo en los quirófanos, que es donde el imaginario popular ubica siempre a los anestesistas, sino en la creciente cantidad de espacios y consultas en las que estos profesionales son imprescindibles:desde la sala de colonoscopias hasta la Unidad de Reanimación Postanestésica (URPA), que atiende a la gran mayoría de los pacientes después de una intervención quirúrgica y en la que las estancias pueden ser de horas o de semanas, en función de la gravedad y de la evolución.
El número de procedimientos y pruebas en las que se requiere de la presencia de un anestesista no ha dejado de incrementarse en los últimos años, como prueba el hecho de que la Consejería de Sanidad considere que un hospital del tamaño y características del HUBU debe tener un mínimo de 41 profesionales de esta especialidad. Esa es la cifra aprobada en la plantilla orgánica del complejo burgalés, que podría completarla con otros cuatro eventuales de larga duración. Es decir, que Sacyl autoriza la contratación de hasta 45 anestesistas en un hospital que, ahora, está funcionando con 33 y que para mantener el ritmo cotidiano del pasado invierno, por ejemplo, necesitaría un mínimo de 36 profesionales. Una cifra que no se sabe cuándo se podrá alcanzar.
Así, la dirección no oculta que se ha «reprogramado» el trabajo para tratar de llegar a todo, aunque respetando los criterios de urgencia que rigen la actividad asistencial. «Se está programando en función de la prioridad clínica», señaló Rodríguez, asegurando que todo aquello considerado tan grave como para operarse en un máximo de 30 o 60 días «se está haciendo en los plazos establecidos».

[más información en la edicón impresa]