El calor y la poca humedad retrasa la recogida del marzuelo

SPC
-
Ejemplar de marzuelo - Foto: Ical

Los expertos alertan que el cambio climático provoca una mayor irregularidad en las campañas micológicas

La campaña del marzuelo (hygrophorus marzuolus) en Castilla y León no acaba de arrancar, debido a las condiciones de humedad del suelo que están por debajo de lo normal y las temperaturas anormalmente altas en casi toda la Comunidad autónoma.

De este modo, la seta más característica de este mes, y que cada año goza de una mayor aceptación comercial, no ha comenzado a fructificar salvo en zonas muy puntuales y con producciones muy bajas, según el responsable del Instituto Micológico Europeo, Fernando Martínez Peña.

“Con esas condiciones el inicio de la fructificación de especies como el marzuelo es muy probable que se retrase. Desafortunadamente, no se dan las condiciones por el momento para la fructificación generalizada. Confiemos que la previsión de lluvias de la próxima semana mejore dichas condiciones de humedad necesarias. Los suelos forestales se están secando en superficie en la mayor parte de la Comunidad autónoma”, advirtió

El hecho de que la campaña de primavera no acabe de arrancar es derivado, según los investigadores, a los escenarios de cambio climático para la región Mediterránea que prevén una mayor irregularidad en las campañas micológicas así como menores producciones alternados con episodios excepcionales, según el experto, quien destacó, no obstante, que todavía es pronto para anticipar cómo será la producción micológica de la primavera 2019.

En Castilla y León, las temperaturas máximas son excepcionalmente altas para la época del año y esto puede alterar la fenología de la fructificación de las especies fúngicas, según Martínez Peña, quien apostilló que, a pesar de ello, también puede ocurrir que se normalicen las condiciones meteorológicas y con ello también se normalice la campaña micológica de primavera. “La variabilidad de la producción micológica depende en más del 60 por ciento de las condiciones meteorológicas”, explicó.

El marzuelo es una especie que necesita humedad; soporta temperaturas mínimas bajas e incluso se beneficia de un leve manto de nieve que aísla el suelo de la heladas fuertes y mantiene la humedad. Tan solo la congelación del horizonte superficial del suelo detiene la fructificación del marzuelo.

Las colmenillas (morchella sp.), la seta de cardo (pleurotus eryngii) o los lansarones (calocybe gambosa) son especies también típicas de la primavera que registrarán previsiblemente un retraso en su fructificación.