Un centenar de melómanos recuperan la Sociedad Filarmónica

I.M.L.
-

Toma el testigo de la conocida como 'La Fila', desaparecida en 1935, y promoverá una programación estable de conciertos

Un centenar de melómanos recuperan la Sociedad Filarmónica

Un centenar de melómanos se han interesado en Aranda de Duero en refundar una asociación que está desaparecida desde 1935 de forma oficial pero muy presente en la historia cultural de la capital ribereña. El auditorio de la Casa de Cultura de Aranda acogía ayer una reunión para dar forma a la Sociedad Filarmónica Castellana, con la que se pretende mantener una programación estable de conciertos de estilos musicales como el clásico, el jazz o el swing, entre otras.

Su promotor, Javier Giménez, lleva un par de años fomentando la incorporación de este tipo de actividades culturales en la agenda arandina, colaborando con Fundación Caja de Burgos para organizar conciertos de este tipo y ha dado el paso para la constitución de la asociación al comprobar que existe interés en Aranda. "Contamos ya con un centenar de interesados en este tipo de actividades y la intención es que se sume más gente para poder mantener una programación estable aquí, algo parecido a lo que viene siendo lo que hace el Ateneo en Miranda de Ebro", compara Giménez.

El detalle definitivo que ha llevado a la puesta en marcha de esta nueva asociación es el conocimiento de que ya cuentan con un precedente histórico. "En Aranda ya hubo una sociedad filarmónica, que desapareció antes de la Guerra Civil, y pensamos que sería una buena idea refundarla para ampliar la oferta cultural de la ciudad", apunta Giménez. Según datos históricos, la Sociedad Filarmónica de Aranda de Duero se fundó en 1883, tenía su sede en La Tertulia y celebraba su aniversario el segundo domingo de Pascua. La aparición de esta asociación supuso un auténtico hito en Aranda, y todos sus eventos tenían una gran repercusión durante los 52 años que mantuvo su actividad. Tal fue su relevancia social y cultural que llegó a tener un himno y una zarzuela inspirada en ella, que se dio en llamar La Fiesta de la Fila (ya que popularmente era como se conocía a la Sociedad Filarmónica) o el Segundo domingo de Pascua.
APOYOS VARIOS. La refundación de la Sociedad Filarmónica cuenta, además de con los apoyos de los interesados en formar parte de ella, con el respaldo del propio Ayuntamiento de Aranda, que acogía la iniciativa como una forma de incrementar el patrimonio cultural de la ciudad. El propio edil de Cultura, Emilio Berzosa, acudía al acto de refundación y apelaba a los sentimientos y recuerdos para dar la bienvenida a esta nueva asociación ya que, recordó, "mi abuelo perteneció a la Filarmónica".

Además del apoyo municipal, y las aportaciones de los socios, la Sociedad Filarmónica buscará el respaldo del sector privado para sufragar los costes que conlleva una programación de conciertos estable "sobre todo ahora, al principio, cuando cuesta más arrancar, aunque ya tenemos una base hecha para, nada más hacer oficial la refundación, poder echar a andar", como aclaraba Javier Giménez.