Tragedia en el Ubierna

F. TRESPADERNE
-

Un hombre de 89 años y con movilidad reducida salió de su vivienda de Quintanilla Vivar sobre las dos de la tarde y unas horas después su cuerpo sin vida fue localizado en la poza de los Cañamares, a un kilómetro del pueblo

El equipo de rescate acuático del Parque de Bomberos de Burgos localizó el cuerpo sumergido en la poza de la presa. - Foto: Alberto Rodrigo

La búsqueda de N.R.A., de 89 años y natural de Quintanilla Vivar, tuvo un trágico final al aparecer su cuerpo sin vida sumergido en una poza del paraje conocido como presa de Cañamares, un lugar al que no había acudido, según manifestó uno de sus hijos entre lágrimas, «hace por lo menos veinte años», porque tenía movilidad reducida y caminaba con la ayuda de un bastón.

N.R.A., que había estado el último año en una residencia de Burgos, regresó hace unos días al pueblo, donde vive un hijo y una hija, además de varios familiares, «porque se encontraba encerrado en la residencia y quería vivir solo en su casa», explicaron sus allegados. Sobre las dos de la tarde, sus familiares comenzaron a alarmarse al no localizarle y se puso en marcha un dispositivo de búsqueda por los aledaños del pueblo, en principio por la zona opuesta a la presa. Al no aparecer se incorporaron a las labores de localización varias patrullas de las Guardia Civil, más vecinos y familiares, que descubrieron en la zona de la presa algunos objetos personales. Inmediatamente, alertaron a los Bomberos de Burgos, que desplazaron efectivos de rescate acuático y, pasadas las cinco de la tarde, se dispusieron a rastrear esa zona de la presa del río Ubierna.

(Más información, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)