Los blancos de Ribera del Duero se venderán en Navidad

I.M.L.
-

La presentación en sociedad de esta incorporación histórica a los vinos de la DO suscita en San Sebastián Gastronomika tal expectación que hace necesario ampliar el aforo de la cata

La cata histórica de presentación de los blancos de la DO Ribera del Duero tuvo que ampliar su aforo ante la demanda de interesados y concluyó con un brindis por el futuro de esta variedad. - Foto: José Ignacio Berdón

El mercado recibirá en sus estanterías los primeros blancos de la DO Ribera del Duero para la próxima campaña de Navidad. Esta es la estimación de plazos del Consejo Regulador, que ayer asistía a la puesta de largo de la incorporación de las elaboraciones con albillo mayor en el escenario de la feria San Sebastián Gastronomika con notable éxito. Una vez que los trámites administrativos han superado el periodo de alegaciones, la entrega de las contraetiquetas a las bodegas, imprescindible para comercializar bajo este marchamo de calidad, no se empezará a hacer hasta que el nuevo reglamento se publique en el Boletín Oficial de Castilla y León.

Esta fue una de las preguntas más repetidas ayer durante la presentación de la Ribera Blanca, la de la salida al mercado de los vinos con un mínimo del 75% de albillo mayor. Pero los asistentes, en su gran mayoría periodistas especializados, distribuidores internacionales y sumilleres de restaurantes como Akelarre, del donostiarra Pedro Subijana, también mostraron curiosidad por cómo una uva blanca soportaba crianzas largas. La respuesta la obtuvieron en la prueba de fuego: las catas. Una tras la presentación oficial, en la que se cataron dos vinos, El Lebrero 2018 y El Lagar de Isilla Albillo 2018, y la que se programó para la tarde, en la que se descorcharon diez vinos más, algunos de ellos aún en proceso de elaboración y sin comercializar, para mostrar la evolución de la albillo mayor.

Esta cita con la Ribera Blanca comenzaba con una gran expectación, que obligaba a ampliar el aforo de los 50 catadores previstos hasta los 75, y concluía con un brindis por el futuro de la nueva variedad de vinos y un aplauso que rubricaba la excelente acogida ante un público especializado.

 

NUEVAS CONTRAETIQUETAS

El desembarco de los blancos de Ribera del Duero va a propiciar un cambio en las contraetiquetas que visten todos los vinos de la DO. El director general de Ribera del Duero, Miguel Sanz, lo explicó en el acto de presentación que dirigió el periodista Pepe Ribagorda ayer por la mañana, empezando por anunciar que va a desaparecer la de rosado, ya que todas las variedades de los Ribera del Duero pueden llevan crianza, incluso los albillo mayor.

El objetivo es sintetizar el listado de contraetiquetas "para que sea mucho más sencillo y directo para los consumidores y adaptarnos al momento que viven nuestras bodegas", apuntaba Sanz. Así, las de los vinos tintos permanecen igual, mientras que rosados y blancos compartirán contraetiqueta. "Llevarán la genérica aquellos que se elaboren sin crianza o estén menos de tres meses en barrica de roble, y los que decidan no utilizar menciones tradicionales o no tengan tiempos de crianza tradicional", enumeraba Sanz. En el resto, los que tengan un envejecimiento de 18 meses con barrica igual o menor a seis meses, llevarán la contraetiqueta de crianza, la de reserva será para los que alcancen los 24 meses y gran reserva los que lleven un mínimo de 48 meses de envejecimiento.


Las más vistas