Las Cortes reciben la medalla de honor de las Cámaras

SPC
-

Ibáñez recalca que las instituciones camerales son "agentes indispensables en la toma de decisiones económicas en el presente y en el futuro"

Representantes de las Cortes y de las Cámaras de Comercio posan tras la entrega de la medalla. - Foto: Miriam Chacón (Ical)

Las Cortes de Castilla y León recibieron hoy la Medalla de Honor del Consejo de Cámaras de Comercio, Industria y Servicios de Castilla y León como reconocimiento público a la “dedicación y esfuerzo de todos los grupos parlamentarios, hasta llevar a buen puerto” la nueva ley autonómica que regula a estas instituciones camerales de derecho público y las dota de financiación estable para sus funciones público-adminitrativas.

El presidente del Parlamento autonómico, Ángel Ibáñez, recogió el reconocimiento de manos del presidente del Consejo Regional de Cámaras de Comercio de Castilla y León, Fernando Escobillas, en un acto celebrado en la sede las Cortes, en el que también intervino el comisionado para la Ley de Cámaras y presidente de la institución cameral de Burgos, Antonio Méndez Pozo. Asimismo, se entregaron medallas acreditativas a los grupos, en la figura de Raúl de la Hoz (PP); Carlos Chávez (Podemos); y Belén Rosado (Ciudadanos).

Ibáñez asumió el reconocimiento como un “honor” y defendió que las Cámaras de Comercio constituyen “un órgano de vital importancia” para poder conocer el tejido empresarial de Castilla y León, el que genera empleo que es el “motor indiscutible de la sociedad”. Además, recalcó que las instituciones camerales prestan servicios innovadores y se configuran como “agentes indispensables en la toma de decisiones económicas en el presente y en el futuro”. Asimismo, constató su “ayuda eficaz” para impulsar proyecto en el medio rural “ahora que el reto demográfico es estratégico para todos”.

El presidente del Parlamento autonómico recordó la aprobación de la nueva Ley de Cámaras el 28 de noviembre del año pasado, por una Cámara que se sostenta en “los mas altos valores democráticos y en la voluntad ciudadanos de Castilla y León”. Una ley que salió adelante para garantizar el “buen funcionamiento” de unas instituciones adaptadas al nuevo entorno que podrán prestar “atención y servicios” a las empresas “con mayor eficacia”.

Ángel Ibáñez incidió que en el Parlamento autonómico están “orgullos” de esta distinción y también de ser “la única autonomía” con una normativa que “reconoce una financiación estable” a las cámaras para sus funciones públicas, lo que permitirá “mejorar el servicio a todos las empresas”. “Es una oportunidad de futuro para el tejido empresarial de la Comunidad,” sentenció. Además, reseñó que las cámaras contribuirán también con su conocimiento a “las exportaciones desde la apuesta por la calidad y el desarrollo de una gran marca que es Castilla y León”.

Impulso a la competitividad empresarial

El comisionado para la Ley de Cámaras, Antonio Méndez Pozo, agradeció a todos los grupos el trabajo desarrollado que “culminó” con la aprobación del texto legislativo al que no se opuso ninguna fuerza política, y que garantizará el futuro de las Cámaras de Comercio y su trabajo para “mejorar las posiciones de competitividad de las empresas y mejorar las expectativas de todos los castellanos y leoneses”. “Hoy hacemos honor a un principio básico de reconocimiento y de justicia”, dijo, para ensalzar la “capacidad de llegar a acuerdos” en las sede de las Cortes con el “objetivo” de que las empresas de la Comunidad “puedan disponer de una herramienta” para mejorar sus capacidades.

Méndez Pozo destacó que en la elaboración del texto legal los ponentes de las Cortes “penetraron en la naturaleza jurídica de las Cámaras”, como corporaciones de derecho público y en sus funciones “como nunca antes se pudo llegar y se tomó conciencia de sus necesidades reales y de su postura bisagra entre las empresas y las administraciones públicas”.

El comisionado recalcó que la nueva normativa preserva la naturaleza jurídica de las instituciones camerales y su papel de “representación, promoción y defensa del comercio, la industria y los servicios” y “establece algo esencial”, como es la “financiación estable que garantiza” una infraestructura mínima para desempeñar su labor pública. Méndez Pozo quiso dejar claro que esa naturaleza jurídica les obliga al “rigor” en la gestión y y a la transparencia en el manejo fondos públicos que “se hace más precisa que nunca en estos momentos actuales”.

El comisionado constató que la nueva normativa será el marco adecuado para fortalecer el papel de las instituciones camerales “cuando se despliegue en su integridad”, sin que ninguna de sus entidades representadas tenga que renunciar a las competencias de carácter privativo que poseen.

Antonio Méndez Pozo hizo memoria y recordó el camino que han tenido que recorrer para culminar la nueva ley, desde que a finales de 2010 se eliminase mediante un decreto la financiación estable de las instituciones camerales, que “abrió un periodo” de dificultades financieras “insoslayables”. Aseveró que en 2014 se dio luz verde a una nueva regulación básica estatal, y desde entonces han estado trabajando codo con codo con la Junta y los partidos políticos para adaptar esa legislación a la Comunidad.

En este sentido, remarcó que la situación de crisis económica, no fue ajena para las Cámaras de la Comunidad, que apostaron por un escenario de servicios orientados a favorecer la competitividad de las empresas, y apostaron por un mecanismo de cooperación entre organizaciones empresariales y la Junta. El objetivo logrado, garantizar financiación y también la independencia de cada corporación, una mayor apertura a la sociedad, más voz para las grandes empresas y más colaboración con la Junta, gracias a que la “la cooperación es innata a los empresarios, su visión generosas y colaborativa”, concluyó.

Motivos fundados

Fernando Escobillas destacó que existen “motivos bien fundados para hacer merecedora a las Cortes de esta distinción”, a “la casa de todos los ciudadanos” de la Comunidad y “máximo exponente de la pluralidad política”.

Escobillas defendió que la nueva Ley de Cámaras representa un “firme soporte” que les permite “afrontar esperanzadamente un futuro que ofrece también muchas oportunidades” que los empresarios de la Comunidad “estamos dispuestos para generar riqueza, nuevos puestos de trabajo y seguir contribuyendo así al desarrollo de la región”.

El representante cameral incidió en que la nueva normativa afianzará a aún más “la vocación de servicio a las empresas” de estas “instituciones centenarias” y potenciar “un proyecto regional” que “ya es una sólida realidad”.

Fernando Escobillas expresó, en declaraciones recogidas por Ical, su orgullo por dirigir el primer Consejo Regional creado en España y recalcó que desde su constitución siempre les ha guiado “la voluntad de articular un proyecto común respetando siempre las potencialidades propias” de cada una de sus demarcaciones.

El presidente cameral recordó que desde una red territorial “cada vez más fuerte” prestan servicios “de calidad y alto valor añadido a las empresas” con el reto de “ayudarles a ser más competitivas en el actual escenario económico”. “Somos conscientes del importante y activo papel que nuestras corporaciones pueden y deben desempeñar en la dinamización del tejido empresarial, económico y social de la región”, dijo. Por último, expresó su propósito de continuar trabajando “más y mejor, con renovadas energías, propiciando nuevos espacios de colaboración con las administraciones públicas.


Las más vistas