La UBU busca músicos para su primera orquesta

A.S.R.
-

El profesor Ignacio Nieto dirigirá a la formación, que echará a andar con una sección de cuerda y recibe solicitudes hasta este jueves

Ignacio Nieto, profesor del área de Didáctica de la Expresión Musical, se pone al frente de este conjunto. - Foto: Luis López Araico

La Universidad de Burgos completa su presencia sobre el pentagrama. Una vez consolidada la existencia del Coro Universitario en la vida diaria del campus, ahora toca sumar una orquesta, la primera de sus 25 años de historia. El proyecto está lanzado. Ya tiene director: Ignacio Nieto, profesor del área de Didáctica de la Expresión Musical. Ahora faltan los músicos. Y en su búsqueda anda la institución.

Su deseo es contar con una orquesta sinfónica, pero su construcción será paso a paso. Primero, la cuerda. Violines, violas, violonchelos y contrabajos. Dirigido a profesores, alumnos (pasados, presentes e incluso futuros), investigadores y personal de administración con una formación de grado medio de instrumento, los interesados podrán enviar su solicitud a orquestaubu@ubu.es hasta el jueves. Las audiciones se realizarán la tercera semana de octubre y se seleccionarán a alrededor de 20 personas con proporción entre los distintos instrumentos.

«Esta propuesta nace con la intención de generar un instrumento que ponga en valor la creación de cultura desde la propia universidad. Después de tantear estos años, se ha percibido la existencia de una especie de vivero, de alumnos que han estudiado en el Conservatorio con muchas ganas de formar esta orquesta», resume Ignacio Nieto sobre esta agrupación que trabajará con encuentros intensivos de fin de semana.

El primero juntará a los músicos en noviembre y el segundo, en febrero o marzo para preparar una primera presentación antes de Semana Santa y dejar para fin de curso el concierto de estreno, probablemente junto al Coro.
Este es el calendario que maneja el batuta, que contempla igualmente una concentración en verano en Sedano con profesores invitados.

El repertorio combinará a los clásicos con los compositores burgaleses. Estos serán un eje fundamental. «Hay muchos del XIX y el XX perdidos entre el polvo de archivos con un corpus ingente de música muy buena por interpretar y la orquesta se quiere convertir en un instrumento de recuperación de este patrimonio y puesta en valor de estos autores», detalla Nieto.

Esta formación es un proyecto a largo plazo. Tras la consolidación de esa sección de cuerdas, el próximo curso, en función de su desarrollo, se incorporarán flautas traveseras, oboes y trompas y después trompetas, trombones y tubas hasta conseguir el conjunto soñado.