Vender en el nuevo Mercado G-9 cuesta de 2.500 a 6.800 euros

C.M.
-
Las instalaciones se someterán a una profunda remodelación. - Foto: Valdivielso

Los 16 puestos se concederán por un periodo de 15 años y los beneficiarios abonarán entre 179 y 490 euros al mes

Los concesionarios de los puestos con los que contará el nuevo Mercado G-9 tras su remodelación ya conocen el importe que tendrán que pagar por instalarse en él. El canon de entrada se ha fijado entre los 2.500 y los 6.800 euros en función de las dimensiones de los locales. Paralelamente deberán abonar entre 179 y 490 euros mensuales. Según el pliego de condiciones, que se conoció ayer en la Comisión de Comercio, la oferta económica tendrá un peso del 80% en la adjudicación y un 20% por el plan de empresa.

La remodelación del mercado de abastos permitirá ganar 16 puestos, tres de ellos con obrador (sala para despiece pensados para carnicería o pescadería) y 7 locales (almacén) que saldrán a concesión demanial por un periodo de 15 años. Los locales tienen entre 13 y 45 metros cuadrados. Los primeros pagarían un canon de salida de 2.500 y los más grandes de 6.800. «Es un precio mínimo, a partir de ahí cuanto más ofrezcan más posibilidades de hacerse con el puesto tendrán. Una vez que estén adjudicados se cobrará la tasa de entre 179 y 490 euros, también en función de las dimensiones. Los locales, que sirven de almacén se harán por sorteo», señaló la concejala de Mercados, Carolina Blasco.

Al margen de este pliego se queda la cafetería para el que se hará otro diferente, dado que el adjudicatario deberá hacer una inversión importante al no estar equipada.

Según indicó Blasco, el lunes se firmará el acta de comprobación de replanteo y a partir de ahí comenzará a contar el plazo de 12 meses para hacer las obras de remodelación, adjudicadas a la empresa Parque Norte por 1,2 millones de euros. «El objetivo de aprobar el pliego lo antes posible es para que los concesionarios puedan acompasar la inversión a realizar en el local con las obras», añadió.

Durante el tiempo que dure la reforma, se mantendrá el funcionamiento del mercado en el que en la actualidad hay 7 puestos ocupados. La primera fase afectará a la parte que da a la calle María Amigo (antigua Pedro Alfaro) y la segunda, a la zona de Luis Alberdi. El último paso consistirá en los remates oportunos para que el mercado quede como nuevo con una fachada de colores.

Desde el PSOE, apuestan por una concesión a 20 años en lugar de 15 para que los comerciantes puedan amortizar la inversión inicial. «Es una inversión muy importante, los puestos se entregan vacíos y tienen que poner cámaras y puestos nuevos, lo que supone una inversión entre 50.000 y 60.000 euros. Pensamos que sería mejor 20 años con 5 de prórroga pero nos dicen que no es posible más de 15», indicó el concejal Óscar González.